Pronunciamientos de la Asamblea Nacional de Afectados y Alternativas Ambientales

Viernes 24 de septiembre de 2010
por  robot
popularidad : 3%

Los días 11 y 12 de septiembre se realizó en Oaxaca la Sexta Asamblea Nacional de Afectados y Alternativas Ambientales. Como resultado de una amplia convergencia de luchas y organizaciones, se realizó un diagnóstico de la catástrofe ambiental que vive México y se denunciaron las responsabilidades de gobiernos y empresas en dicha catástrofe.

Acá compartimos tres documentos emanados de esta reunión y te invitamos a difundirlos


Pronunciamiento final de la Asamblea

Magdalena Ocotlán, Oaxaca, a 12 de septiembre de 2010

La Sexta Asamblea Nacional de Afectados Ambientales, reunida los días 11 y 12 de septiembre de 2010, en el municipio de Magdalena Ocotlán, Oaxaca, con la participación de 500 representantes de las comunidades de San José del Progreso, Magdalena Ocotlán, El Cuajilote y Maguey Largo, así como 90 organizaciones y 1,135 visitantes de distintas luchas socioambientales del país, procedentes en esta ocasión de los estados de Jalisco, San Luis Potosí, Guanajuato, Veracruz, Puebla, Michoacán, Estado de México, Distrito Federal, Tlaxcala, Puebla, Morelos, Guerrero, Oaxaca y Chiapas, declaramos:

Que a un año de efectuada la 5ª Asamblea Nacional de Afectados Ambientales, realizada en Chichicuautla, Puebla, la grave situación ambiental en que se encuentra el país no sólo no ha mejorado o siquiera se ha estancado, sino más bien ha empeorado gravemente.

La Asamblea ha dado acogida en el último año a decenas de nuevos escándalos de injusticia ambiental, social y climática por diversas regiones del territorio nacional. Devastación que denunciamos con gran indignación pero que también comprendemos esta incluida dentro de la actual política de destrucción nacional del mercado interno, de la industria y la agricultura soberanas, así como asociada a la indefensión de millones de migrantes mexicanos y centroamericanos, a la carnicería humana que ha desatado la supuesta guerra al narcotráfico, a los interminables asesinatos de periodistas, al comercio sexual de personas y menores de edad y tantos otros crímenes e injusticias que en este Bicentenario ponen de manifiesto la situación de extremo peligro en que se encuentra México.

La desregulación ambiental priva como resultado de una política de libre comercio fríamente adoptada desde hace dos décadas, aunque el problema ya es peor, porque la profundidad de los desarreglos ambientales ha llevado a violar la mayor parte de las normas y leyes, o bien, a permitir que esto ocurra corrompiendo o desmantelando los sistemas de vigilancia toxicológica, epidemiológica y ambiental, o pasando directamente a corromper el sistema jurídico nacional. Los Afectados Ambientales de México no sólo enfrentan muertes y graves enfermedades regionales crecientes, desidia y dolo institucional, represión, desplazamiento de población, despojo, división interna inducida, falta de precaución y mayor incertidumbre, cerco informativo y campañas de difamación, etc., sino que también padecemos, junto con el resto de los mexicanos, un desvío estructural del poder y toda la decadencia general a que se ha visto sometido el Estado mexicano.

Como parte de lo anterior, durante el último año el país ha sufrido atroces asesinatos de varios activistas ambientales y sociales, como Mariano Abarca, en Chicomuselo, Chiapas, muerto por oponerse al proyecto minero de la empresa canadiense Blackfire, Miguel Ángel Pérez Cazales, del pueblo de Santa Catarina, en el municipio de Tepoztlán, Morelos, por oponerse a al especulación urbana con las tierras del Texcal en las inmediaciones de la ciudad de Cuernavaca, así como de Beatriz Cariño y Jiri Jaakola, en San Juan Copala, por oponerse a los asesinatos previamente ocurridos en contra de los miembros de este municipio autónomo de Oaxaca.

La ANAA se suma así a las exigencias nacionales de justicia y condena enérgicamente la serie interminable de asesinatos, la situación de creciente asedio paramilitar y la falta de garantías que privan en el municipio autónomo de San Juan Copala, y denunciamos que todo ello esta siendo orquestado justamente en el corazón de una región particularmente rica en yacimientos minerales.

Condenamos la muerte silenciosa de decenas de personas que viene ocurriendo entre otras causas por efecto de la pandemia de insuficiencia renal, que junto a otras enfermedades degenerativas vienen ocurriendo en las riberas del río Atoyac, en Tlaxcala, del río Santiago, en Jalisco y de los ríos Blanco y Coatzacoalcos, en Veracruz. Todas estas muertes debidas a las descargas industriales no controladas en sus cauces.

Condenamos las provocaciones (que ya han propiciado la muerte de varias personas) y la violencia ejercida por la empresa Minera Cuzcatlán, perteneciente a la empresa canadiense Fortuna Silver Mines, en contra de las comunidades de Ocotes de Ejutla, San José del Progreso, San Jerónimo Tabiche, Rancho del Toro, San Jacinto Ocotlán, Magdalena Ocotlán, El Cuajilote Maguey Largo, en Oaxaca. Exigimos para ello se detenga inmediatamente la construcción de las presas de jale, el cierre definitivo de la mina en San José del Progreso, la salida de Fortuna Silver Mines del país y la liberación inmediata del compañero Silvino Macrino Vázquez Sánchez. Asimismo, nos pronunciamos en contra de la decisión de desaparecer los poderes municipales e imponer un administrador municipal afín a Ulises Ruiz Ortiz, en San José del Progreso. Nos pronunciamos contra la militarización de las comunidades de los Valles Centrales de Oaxaca y responsabilizamos al gobierno de Ulises Ruiz por las amenazas y hostigamiento de que ha sido objeto el Presidente Municipal de Magdalena Ocotlán por presiones para introducir la tubería de agua exclusiva para la minera desde Ocotlán hasta San José del Progreso.

Condenamos la reiterada violación de las leyes y el desacato de las sentencias definitivas dictadas por los jueces a favor del Frente Amplio Opositor a la Minera San Xavier, propiedad de la trasnacional canadiense Goldcorp, en San Luis Potosí y exigimos que las autoridades ambientales dejen de postergar la aplicación de la Ley e impongan el cierre definitivo de esa ilegal operación minera.

Condenamos la forma en que el territorio nacional se está picando de viruelas con cientos de destructivos proyectos de minería a cielo abierto en numerosos estados del país, sin que en ninguna de estas regiones priven el derecho de las comunidades a sus territorios, regulaciones ambientales, la más mínima aplicación de la Ley para detener esos proyectos, o una gota información previa y transparente para estas comunidades ni para el público en general. También condenamos la agresión y aprehensión injusta sufrida por los trabajadores mineros de Cananea, en Sonora, a manos de grupos paramilitares, tanto de la PFP como de la empresa Grupo Industrial Minera México, los pasados 6 y 7 de septiembre.

Condenamos el cierre de la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, el despido injustificado y el asedio mediático de 44 mil trabajadores, no sólo por tratarse de un acto inconstitucional y una evidente injusticia social, sino también por la privatización de la red de infraestructuras eléctricas que ello ha desatado, el dislocamiento de los servicios eléctricos de la zona centro y las consecuencias ambientales perniciosas que ello ha acarreado para esa región clave del país.

Condenamos la forma en que en que el gobierno mexicano maneja toda la red eléctrica nacional, favoreciendo la generación eléctrica por cuenta de empresas particulares y transnacionales españolas, elevando las tarifas eléctricas en todo el territorio nacional y facilitando la sobresaturación de las represas hidroeléctricas, de suyo sobrecargadas por el cambio en el régimen de lluvias que ha ocasionado la crisis climática planetaria. Responsabilizamos al gobierno federal por la escandalosa ausencia de verdaderas políticas publicas de adaptación al mal llamado “cambio climático” y consiguientemente por los desastres ambientales y sociales que ello ha estado ocasionando y que todavía se podrán agravar aún más en las regiones bajas de Veracruz y Tabasco.

A más de un año del estallido de la irresponsable campaña de paranoia que orquestó el Estado mexicano a cuento de la gripe porcina (A1H1), no se ha atendido ninguna de las demandas de las 26 comunidades afectadas por las mega-granjas de cerdos de la empresa Granjas Carroll de México, propiedad de la trasnacional estadounidense Smithfield Foods. No se ha procedido ni siquiera a investigar la contaminación y sobreexplotación de las aguas del valle de Perote, ni a realizar estudios autónomos epidemiológicos, ni mucho menos a cancelar este tipo de megaproyectos. Por el contrario, se mantiene el asedio judicial en contra de los líderes comunitarios mientras en la Conferencia de las Partes, que ocurrirá próximamente en Cancún (Cop 16), el gobierno federal se apresta a presentar este puerco negocio como un ejemplo nacional de los llamados Mecanismos de Desarrollo Limpio.

Condenamos la irresponsabilidad de la empresa Dragón y el contubernio de las autoridades del estado de Puebla y de la Semarnat, por la forma en que el estallido de un almacén de la fábrica de sustancias agrotóxicas afectó peligrosamente la mermada salud de los 20 mil habitantes de la ciudad de Izúcar de Matamoros, sin que hasta la fecha haya ocurrido un verdadero seguimiento toxicológico y epidemiológico. En su lugar, lo que ha ocurrido es un acoso mediático y político que apuntala la pretensión de la irresponsable empresa que intenta reabrir su planta. Nos solidarizamos por ello con la iniciativa directa de los habitantes de Izucar cerrando esta planta industrial desde la noche del estallido y nos sumamos al clamor de estos compañeros exigiendo verdaderos estudios y programas de remediación ambiental y reparación de los afectados, así como el cierre total y definitivo de la irresponsable empresa Dragón en Izucar o en cualquier otro sitio del país.

Condenamos la pretensión de volver a poner en marcha el proyecto de construcción de la Presa La Parota, en el estado de Guerrero, así como los intentos de avanzar en la construcción de las presas de El Zapotillo, en Jalisco, Paso de la Reina, en Oaxaca y las 113 mini-hidroeléctricas en el estado de Veracruz. Exigimos la cancelación definitiva de todos y cada uno de estos proyectos.

Nos solidarizamos con las luchas de resistencia de numerosas comunidades campesinas de Puebla, Tlaxcala, Morelos y el Distrito Federal en contra de proyectos carreteros inútiles, al servicio de ampliaciones aeroportuarias en trono de la Ciudad de México, o bien para la localización y ampliación desregulada de nuevas unidades habitacionales insustentables, el monopolio de gigantescas reservas territoriales y la especulación inmobiliaria por cuenta de grandes empresas de la construcción y políticos corruptos, así como la proliferación de miles de centros comerciales transnacionales (sean mega malls o tiendas de conveniencia), estaciones de gasolina, universidades privadas, hoteles, centros vacacionales insustentables, clubes de golf, etc. que fomentan la pérdida de tierras campesinas, la deforestación, la destrucción de Áreas Naturales Protegidas y la sobreexplotación y contaminación sin límite de las reservas acuíferas en los estados de México, Tlaxcala, Puebla, Morelos, Distrito Federal, pero también en los estados Michoacán, Jalisco, Veracruz, etcétera.

Especialmente condenamos el despliegue autoritario de diversos megaproyectos en la ciudad de México, como ha estado ocurriendo con la construcción de la Línea 12 del metro, la construcción de megatorres, la Supervía Poniente, el proyecto biometrópolis, el mega-acuario, la expansión de Santa Fe y la construcción de nuevas estaciones de gasolina dentro del Distrito Federal, en detrimento de miles de habitantes de la ciudad. Proyectos todos diseñados a favor de grandes capitales privados y como agresiva precampaña presidencial de Marcelo Ebrard, para lo cual se pasan completamente por alto el intereses de los castigados habitantes de la capital del país.

Condenamos la forma en que la empresa Promotora Ambiental, S.A. (PASA) mantiene irresponsablemente en pie el basurero de Loma de Mejía en las inmediaciones de Cuernavaca, Morelos, contaminando con miles de toneladas de desechos especiales la batería de pozos que surten de agua a numerosas comunidades del municipio de Temixco. Pero también condenamos la forma perversa en que el Municipio de Cuernavaca ha profundizado la privatización del servicio de basura, promoviendo una competencia feroz entre otras tres nuevas empresas particulares que juegan sin escrúpulos a tirar clandestinamente su basura en diversos lugares del estado de Morelos. Nos solidarizamos con la enérgica iniciativa del pueblo y el patronato de San Antón para sacar adelante la autogestión de su basura, creando ya 15 centros de acopio en Cuernavaca y otros lugares, en los que se promueve la educación comunitaria en trono del manejo de la basura, la separación de la misma, el acopio y su reciclado.

Esta lucha en contra del manejo irresponsable de la basura es sólo una muestra de numerosas luchas en las inmediaciones de las grandes ciudades o bien en lugares especiales en donde se pretende o ya se ha procedido a crear grandes y peligrosas concentraciones de basura municipal, industrial u hospitalaria. Nos solidarizamos entonces con la demandas y luchas históricas de los habitantes de El Salto Jalisco, Alpuyeca Morelos, Xalapa Veracruz, Zimapán Hidalgo, Hermosillo Sonora, Santa Ana Xalmimiluco Puebla, o bien en San Luis Ayucan municipio de Jilotzingo, en la Providencia Tlanepantla, en Tecámac y en Temaxcalapa todos estos en el estado de México, entre muchas otras regiones.

Condenamos el proyecto de apertura de miles de nuevos pozos petroleros de bajísima productividad que el gobierno mexicano está abriendo en la región de Chicontepec, Veracruz, en contubernio con la empresa trasnacional estadounidense Halliburton, para lo cual se han contratando inconstitucionalmente los servicios de la gigantesca empresa transnacional de mercenarios paramilitares Blackfire. Condenamos el uso completamente irracional de este recurso, así como la contaminación y destrucción de las tierras campesinas de esa región del norte de Veracruz.

Como Asamblea, condenamos la concesión de nuevos campos experimentales de maíz transgénico en las narco-regiones de los estados de Sinaloa, Sonora, Tamaulipas y Chihuahua, particularmente, la pretensión de la trasnacional Monsanto de sembrar 30 mil hectáreas de maíz transgénico en fase piloto, lo cual significa que Monsanto ya esta apunto de vender ese maíz para consumo de la población mexicana. Reiteramos y nos sumamos a las millones de voces que en este país han exigido la prohibición total del maíz transgénico en México.

Rechazamos la mercantilización que se está haciendo de nuestros bosques y territorios indígenas y campesinos, así como de otras áreas de biodiversidad, no sólo por la venta privatizada de servicios ambientales que ello esta disparando, sino también por la forma en que ello pretende aprovecharse de la atroz miseria campesina reinante promoviendo la ilusión entre las organizaciones campesinas de que ello puede resultar en una estrategia de supervivencia, cuando en realidad ello ya esta implicando nuevas forma de despojo por privatización del agua, del aire y de las funciones ecosistémicas que milenariamente las comunidades han manejado para el bien común. En su lugar, respaldamos todas las iniciativas de manejo social y comunitario e intercomunitario, que se puedan estructurar para la conservación o el rescate de diversos servicios ambientales.

Por todo lo anterior, rechazamos el desregulado y avasallador desarrollo de megaproyectos trasnacionales (extranjeros o mexicanos), sobre los territorios de los pueblos rurales y barrios urbanos, violando nuestros derechos al lugar en que vivimos, a la consulta, a la libre determinación y todo lo que nos permite tener una vida digna.

Como Asamblea Nacional de Afectados Ambientales saludamos el triunfo de la lucha del pueblo de San salvador Atenco al haber logrado la liberación definitiva de los compañeros Ignacio del Valle, Héctor Galindo Flores y Felipe Álvarez y la cancelación de las ordenes de aprehensión de América del Valle, destacados miembros de esa resistencia comunitaria. Así mismo nos solidarizamos con el nuevo esfuerzo de esta comunidad en contra de las pretensiones de la CONAGUA para el despojo de tierras mediante la aplicación de programas de compra de terrenos supuestamente disfrazados de proyectos “ambientales”.

Saludamos y nos solidarizamos con la lucha que viene desplegando el Congreso Popular, Social y Ciudadano para la Defensa y Refundación de la Ciudad de México, contra los megaproyectos en la zona sur poniente del Distrito Federal y contra la forma profundamente antidemocrática de reconstruir la ya de suyo caótica ciudad de México. Por ello saludamos al Éxodo de Tlalpan que articula las luchas de Cuajimalpa, Álvaro Obregón, la Magdalena Contreras, Tlalpan, Xochimilco y Tláhuac.

Saludamos a todos los participantes, de México y el resto del mundo, que participarán, del 1 al 7 de octubre en el Encuentro Mundial contra las Represas, que se realizará, en Temacapulín, Jalisco.

Saludamos y nos sumamos a las Caravanas del Bicentenario Insurgente, encabezadas por el Sindicato Mexicano de Electricistas, que han salido de Hermosillo, Sonora, Acapulco, Guerrero, Lázaro Cárdenas, Michoacán y Juchitán, Oaxaca, rumbo al Distrito Federal.

Saludamos el esfuerzo de construcción del Congreso Social hacia un Nuevo Constituyente, a celebrarse en la ciudad de México, los días 18, 19 y 21 de noviembre próximos.

Finalmente saludamos con mucho entusiasmo la reciente creación de la Red Italiana para la Justicia Ambiental y Social, organización dentro de la cual ya se coordinan 60 agrupaciones de ese país mediterráneo, dedicadas a la defensa territorial, ambiental y social del pueblo italiano. La Asamblea Nacional del Afectados Ambientales de México saluda calurosamente a esta nueva red de lucha, resistencia y construcción de alternativas como una nueva organización hermana de la nuestra.

Frente a ello declaramos,

Nuestra voluntad de vida y nuestra voluntad de lucha. Nuestra voluntad de recibir entre nosotros a todos los que están siendo víctimas de la injusticia ambiental y climática y que tengan la voluntad de organizarse y luchar desde abajo. Luchas que no sólo son para denunciar y resistir las tropelías de las autoridades y empresas sino también para afirmar la diversidad de formas de vida justas y ambientalmente sustentables que ya existen en el país de abajo, y para explorar autogestivamente la construcción de alternativas y formas colectivas y sensatas de usar nuestras condiciones materiales de existencia.

Finalmente, manifestamos nuestra decisión de participar, con la Vía Campesina, en las movilizaciones de protesta ante la COP 16 del Convenio de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, que se realizará en Cancún del 29 de noviembre al 10 de diciembre.

La Asamblea Nacional de Afectados y Alternativas Ambientales se solidariza y hace suyos los planteamientos de la Vía Campesina frente a estas negociaciones, así como el firme rechazo a los mercados de carbono, a los programas llamados REDD, que significan una nueva ola de privatización de bosques y un nuevo ataque a los derechos campesinos e indígenas. Rechazamos la manipulación climática o geoingeniería y otras falsas soluciones que nos quieren imponer empresas y gobiernos frente a la crisis climática.

La Asamblea Nacional de Afectados Ambientales y la Vía Campesina ya comenzamos a organizar caravanas de visibilización de la situación de injusticia ambiental, climática y social en la que se encuentra hundido México, a las que convocamos también a participar a otras fuerzas sociales, nacionales e internacionales. Estas caravanas, con rumbo a Cancún pasarán por varios puntos donde hay luchas y resistencias de los pueblos y organizaciones de la Asamblea, para visibilizar la situación de desastre y las respuestas populares que ahí se vive, para denunciar la grave situación nacional que padecemos y para establecer nuevas redes locales, regionales , nacionales e internacionales de solidaridad con ellas. Así construiremos un mapa de la devastación ambiental y social que vamos a denunciar en Cancún, como la verdadera política ambiental y climática del gobierno mexicano.


Primer Informe del Consejo de Representantes

PRIMER INFORME DEL CONSEJO DE REPRESENTANTES DE LA ASAMBLEA NACIONAL DE AFECTADOS AMBIENTALES

ANTECEDENTES

Nuestra Asamblea nació, hace apenas dos años, el 31 de agosto de 2008 en el auditorio Ho Chi-Minh de la Facultad de Economía de la UNAM, cuando múltiples luchas comunitarias y populares en defensa de los recursos naturales, el territorio y los derechos de los pueblos decidimos que era necesario comenzar a combatir la dispersión e invisibilidad de nuestras luchas. Gracias al apoyo de numerosos estudiantes universitarios que también luchan por la educación pública y gratuita, pudimos acceder a ese espacio y reunirnos a dialogar sobre nuestros problemas, lo que nos afecta y cómo colaborar para apoyarnos mutuamente. En esa ocasión, participamos luchas provenientes de Jalisco, Guerrero, el estado de México, el Distrito Federal, Oaxaca, Tlaxcala, Puebla y Morelos y acordamos realizar —al día siguiente—, una marcha rumbo a la Comisión Nacional del Agua y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) para protestar y exigir del gobierno una solución justa a los graves problemas de contaminación de nuestras aguas, tierras y aire, de despojo de nuestros bosques y minerales, de deterioro continuo de nuestra salud, de pérdida de nuestra flora y fauna y de acoso y represión a nuestras comunidades. En la marcha, acompañados de estudiantes, académicos, trabajadores e integrantes de distintas organizaciones sociales del Movimiento Urbano Popular, más de dos mil de nosotros realizamos un mitin frente a la Semarnat que, para nuestra sorpresa, recibió a una comisión para iniciar un supuesto diálogo que, a la larga, resultaría una mentira y una simulación más del gobierno.

Ante el desprecio del gobierno a nuestros reclamos, decidimos esforzarnos por mantener unidas nuestras luchas y acordamos realizar una segunda Asamblea, en el mes de octubre de 2008 en la ciudad de México, con el fin de organizarnos mejor y asegurarnos de darle continuidad a este esfuerzo. En ese entonces, nombramos varias comisiones con el fin de mantenernos comunicados y empezar a fortalecernos internamente, mediante talleres, foros y actividades que nos permitieran conocer mejor las causas de los problemas que enfrentamos y enlazarnos con otras luchas que apenas surgían o que tenían años luchando sin que nadie (o casi nadie) les prestara atención. Además, comenzamos a trabajar para elaborar un diagnóstico general denominado El colapso ambiental de México, para denunciar al Estado mexicano por su responsabilidad en la destrucción de la vida campesina y urbana de todos los mexicanos, por medio de megaproyectos de presas, minas, carreteras, unidades habitacionales, centros comerciales, gasolineras, basureros, confinamientos de residuos tóxicos e industriales y por el deterioro de los ríos, lagos, lagunas, manglares, acuíferos, suelos, semillas y nuestra salud, debido a la privatización y desnacionalización de todos nuestros recursos naturales y servicios públicos.

Fue así que decidimos organizarnos para realizar más asambleas, acudiendo a los lugares en que era necesario el apoyo colectivo a las luchas locales y tomamos el acuerdo de realizar una tercera Asamblea, en marzo de 2009, en Tláhuac, en el DF, que todavía lucha contra un proyecto del gobierno capitalino para instalar un gigantesco basurero, un corredor industrial y una línea del metro, con lo cual se afectará una de las últimas reservas de agua de la ciudad de México. En esa tercera Asamblea nombramos a dos representantes para que, a nombre de la Asamblea, presentaran el informe sobre el colapso ambiental de México en la sesión especial del Tribunal Latinoamericano del Agua, que se realizó en Estambul, Turquía.

En la Tercera Asamblea, también tomamos el acuerdo de realizar una Cuarta Asamblea, en mayo de 2009, en una de las comunidades con mayor afectación ambiental de todo el país y, tal vez, del mundo: El Salto, Jalisco. Gracias al entusiasmo y solidaridad de numerosas organizaciones locales, pero especialmente a los pobladores de El Salto y Juanacatlán, la Asamblea recibió a más de 600 representantes de aproximadamente 90 luchas locales de distintos estados del país e incluso al director del Instituto Polaris, de Canadá.

En esa Cuarta Asamblea avanzamos en la reflexión sobre la crisis ambiental del país y los distintos modos de organizarnos para resistir la crisis general que estaba a punto de estallar en México y que tuvo, como una de sus primeras manifestaciones, el brote epidémico de gripe porcina, aprovechado por el gobierno para crear una campaña de terror entre la población que le permitiera desviar la atención respecto a sus causas de fondo. A Guadalajara asistieron representantes de varias comunidades del valle de Perote, entre Puebla y Veracruz, para expresarle a la Asamblea cómo, desde hacía más de tres años, estaban realizando una lucha de resistencia en contra de la empresa trasnacional estadounidense Smithfield, de la cual es subsidiaria Granjas Carroll de México. Esta empresa, que se instaló en esa región en 1994, al entrar en vigor el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, vino a México después de haber sido expulsada de Carolina del Norte, en Estados Unidos, por la intensa lucha de las comunidades locales contra la contaminación de sus ríos. Granjas Carroll produce en Perote aproximadamente un millón de cerdos al año en más de 80 instalaciones que, aparte de envenenar el aire de todo el valle por arrojar todos sus desechos fecales, antibióticos, sustancias químicas y cadáveres de cerdos al aire libre, está destruyendo el microclima de la región y sobreexplotando y contaminando los acuíferos de los que dependen 26 comunidades de campesinos y la propia ciudad de Perote, con la abierta complicidad de los gobernadores de Veracruz, Fidel Herrera y de Puebla, Mario Marín. Así, a solicitud de las representantes del valle de Perote, la plenaria tomó la decisión de realizar su Quinta Asamblea en Chichicuautla, Puebla, en noviembre de 2009.

La Quinta Asamblea fue posible gracias a la combinación de esfuerzos entre las comunidades del valle de Perote y un colectivo de organizaciones civiles de Xalapa, Veracruz, que demostraron una enorme creatividad y capacidad organizativa y lograron que en Chichicuautla participaran más de mil 300 representantes de 130 lugares con problemas ambientales en 15 estados del país: Puebla, Veracruz, Oaxaca, Morelos, Estado de México, Colima, Jalisco, Nayarit, Tlaxcala, Michoacán, Guanajuato, Guerrero, Chihuahua, San Luis Potosí y el Distrito Federal. En la plenaria de la Asamblea en Chichicuautla, nombramos a representantes de 25 organizaciones y comunidades para conformar el Consejo de Representantes de la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales y también por votación mayoritaria, elegimos como sede de esta Sexta Asamblea, al municipio de San José del Progreso, Oaxaca.

COMPROMISOS

A partir de que nos autopropusimos y fuimos ratificados por la plenaria de la Asamblea para formar parte del Consejo, comenzamos a trabajar con el fin de dar seguimiento a los acuerdos fundamentales de la Quinta Asamblea: 1] mantener la comunicación entre todos para que la Asamblea siga viva y al tanto de lo que pasa en todas las luchas; 2] reunirnos periódicamente como Consejo para ayudar en la organización de las siguientes asambleas; 3] dar respuesta colectiva a llamados urgentes y difundir información sobre las emergencias de las comunidades y organizaciones que así lo requirieran; 4] consensar acciones comunes de la Asamblea; y 5] promover actividades de autoformación y difusión de las luchas que forman parte de esta Asamblea.

De ese modo, a partir de marzo de este año, el Consejo de Representantes de la Asamblea ha sesionado mensualmente en el Distrito Federal, en Ocotepec, Morelos y en Tlaltepango, Tlaxcala, además de que envió a una comisión de compañeros a dos reuniones preparatorias de esta Sexta Asamblea, realizadas en Magdalena Ocotlán, en agosto y septiembre.

Desde que empezamos a sesionar como Consejo de Representantes, establecimos un correo electrónico propio del Consejo para difundir entre los integrantes una comunicación fluida y constante. Con nuestros propios medios hemos acudido, cuando nos ha sido posible, a las reuniones y hemos tomado acuerdos en un ambiente de cordialidad y solidaridad mutua, apoyo de organizaciones y luchas regionales que nos han recibido en sus espacios.

ACOMPAÑAMIENTO DE NUESTRAS PROPIAS LUCHAS

Durante el presente año, a diferencia de los dos años previos, hemos procurado emitir comunicados y pronunciamientos para apoyar distintas luchas de afectados ambientales en casos de emergencia, como los siguientes:

• En abril, el Consejo se pronunció contra la realización de una asamblea ilegal en Cacahuatepec, Guerrero, cuya finalidad era la de aprobar la construcción de la presa La Parota.

• También en abril, nos pronunciamos porque el gobierno de Chiapas permite, sin ningún tipo de regulación, la operación de canteras de material pétreo y hornos contaminantes en el oriente de la ciudad de San Cristóbal de las Casas, que afectan directamente a escuelas y barrios de esa ciudad.

• Nos pronunciamos en apoyo a la comunidad de Izúcar de Matamoros, Puebla, después del estallido de la planta de agroquímicos Dragón y que provocó la intoxicación de cientos de personas de esa comunidad.

• Nos solidarizamos también con la comunidad de San Juan Copala, en el municipio de Juxtlahuaca, Oaxaca, por la infame agresión contra las caravanas de observación que resultaron en el criminal asesinato de la compañera Bety Cariño y del compañero finlandés Jiri Jaakkola, por un grupo paramilitar solapado por el gobierno de Ulises Ruiz.

• En junio, este Consejo emitió un pronunciamiento para denunciar que, ante el asesinato del presidente municipal y del regidor de salud de San José del Progreso, diez compañeros opositores al proyecto de minera Cuzcatlán, incluyendo al párroco Martín Octavio García Ortiz, fuesen aprehendidos y acusados del crimen sin prueba alguna, denunciando además que la comunidad estaba a punto de iniciar mesas de diálogo con el gobierno para dar solución al conflicto, por lo que no podía ser cierto que los opositores, que buscaban una salida negociada y pacífica, tuviesen el interés de reventar el diálogo.

• También en junio, este Consejo emitió un comunicado dirigido a los medios de comunicación y a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, exigiendo la liberación de los 12 presos políticos de San Salvador Atenco, encarcelados desde 2006, mediante la violación sistemática de sus derechos humanos y procesales.

Uno de los compromisos de la Quinta Asamblea fue sostener el acompañamiento a las comunidades afectadas del valle de Perote, después de que, mientras se realizaba la Asamblea en Chichicuautla, un grupo de estudiantes universitarios recolectó muestras de agua de las lagunas de oxidación de las granjas de cerdos y de algunos pozos que abastecen agua potable a la población, con el fin de realizar un estudio técnico para determinar si el agua de dichos pozos está o no contaminada. Las muestras de agua fueron examinadas en un laboratorio de la Facultad de Ciencias de la UNAM y se elaboró un informe con los resultados de los análisis, el cual fue presentado y entregado en dos reuniones con la comunidad de Chichicuautla en el mes de mayo, comprobando que sí hay contaminación de los pozos de agua, pero también manifestando la necesidad de hacer pruebas más específicas sobre los contaminantes presentes en el agua. Con el apoyo solidario de los estudiantes de Ciencias y de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS), se logró el compromiso de un laboratorio de la Universidad Autónoma Metropolitana para apoyar la profundización de los estudios técnicos a los pozos de agua potable de Chichicuautla, para lo cual se está realizando un levantamiento cartográfico de las instalaciones de la empresa Granjas Carroll en la región, con ayuda de varios miembros de la comunidad.

INVITACIONES

A fines de 2009, después de concluida la Quinta Asamblea, varias luchas que participan en esta Asamblea fueron invitadas, gracias a las intensas gestiones del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositores a la Presa La Parota, de Guerrero, a participar como co-organizadores y convocantes de la exposición fotográfica internacional Agua, ríos y pueblos, en la que se expusieron, en el bosque de Chapultepec de la ciudad de México, testimonios gráficos de diversas luchas participantes en la Asamblea Nacional, como La Parota, Guerrero, Xoxocotla, Morelos y El Salto, Jalisco. En el marco de la exposición, se organizó una semana de conferencias la Asamblea, del 26 al 30 de abril, para difundir y exponer algunas de las problemáticas ambientales más graves del país, como son la lucha de las comunidades del valle de Perote, en Puebla y Veracruz, Xoxocotla, Morelos, El Salto, Jalisco y Cerro de San Pedro, San Luis Potosí.

El 27 de abril, estudiantes de la UNAM organizaron un Foro titulado La devastación ambiental de México a través de sus comunidades, en la Facultad de Ciencias de la UNAM, para propiciar el acercamiento de la comunidad universitaria con comunidades integrantes de la Asamblea. En el foro participaron luchas como La Parota, Cerro de San Pedro, El Salto, el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua Puebla-Tlaxcala, la lucha contra la Supervía Poniente, del Distrito Federal, Alpuyeca, Morelos y el valle de Perote. En el Foro participaron 350 académicos y estudiantes de la Facultad de Ciencias de la UNAM. Como resultado, se conformó un grupo de trabajo de estudiantes para apoyar las distintas luchas comunitarias de la Asamblea. Varios de esos estudiantes comprometidos están hoy aquí, reafirmando su compromiso y esta Asamblea les agradece su esfuerzo y participación

OTRAS INICIATIVAS PROPIAS

Unos cuantos días después de la Quinta Asamblea, algunos compañeros de la Asamblea se reunieron con Adolfo Maldonado, miembro de la organización civil ecuatoriana Acción Ecológica, la cual realiza en ese país actividades denominadas clínicas interdisciplinarias, dirigidas al desarrollo de una epidemiología popular y crítica para identificar enfermedades, su distribución geográfica y su posible conexión con fuentes externas (industrias, fumigaciones militares, basureros, etc.). En Ecuador, las clínicas interdisciplinarias realizadas en las comunidades locales con apoyo de médicos, científicos, trabajadores de la cultura, maestros, estudiantes y los saberes de los pueblos, han permitido, por ejemplo, sacar de la invisibilidad a muchas luchas locales indígenas y campesinas al sembrar una duda pública sobre el discurso oficial que, en Colombia y Ecuador, insistía en que eran falsas las denuncias de los pueblos respecto a las enfermedades que padecían sus habitantes y su conexión con las actividades de industrias como la petrolera o las fumigaciones militares del Plan Colombia. Estas clínicas sirvieron para comenzar a reconstruir el tejido social comunitario y unificar a las comunidades en su demanda del derecho a la protección de su salud. En nuestra Asamblea participan numerosas comunidades que han puesto a la salud como una de sus demandas centrales, como son: El Salto, la cuenca del río Atoyac-Zahuapan, el valle de Perote, la cuenca del Alto Lerma, Temascalapa, Tecámac, Cuautitlán y Tultitlán, en el estado de México, Tierra Blanca y Coatzacoalcos, Veracruz, Izúcar de Matamoros, Puebla, Alpuyeca y Loma de Mejía, Morelos, Dolores Hidalgo, Guanajuato, Cerro de San Pedro, San Luis Potosí, Calpulalpan, Loxichas y Zaniza, Oaxaca y Chicomuselo, Chiapas, entre muchas otras.

En virtud de que la demanda por la restauración y conservación de la salud de nuestras comunidades es general y de que estamos en posibilidad de retomar el contacto con nuestros hermanos ecuatorianos para echar a andar un proceso similar en México, necesitamos comenzar a organizarnos para llevar adelante esta iniciativa. El Consejo de Representantes propone que, en el marco de esta Asamblea o en una fecha posterior, se realice una reunión entre los representantes de las comunidades con graves afectaciones a la salud de sus habitantes para que podamos echar a andar este trabajo común, con nuestros compañeros ecuatorianos, en 2011.

Caravana de Morelos

A finales de febrero, la Asamblea unió fuerzas con un colectivo de organizaciones del estado de Jalisco, la Red de Defensa del Maíz, la Vía Campesina y otras organizaciones para realizar, del 28 de febrero al 3 de marzo, una serie de actividades públicas en Guadalajara, Jalisco, denominadas Los transgénicos nos roban el futuro, para denunciar la aprobación de la siembra experimental de maíz transgénico en México por parte del gobierno mexicano y su complicidad con la FAO y las grandes empresas trasnacionales de los agronegocios que promueven el uso de transgénicos como política oficial en la agricultura de los países subdesarrollados. Al encuentro asistieron más de 400 personas de distintas comunidades y organizaciones, lo mismo que agricultores de Estados Unidos, Canadá y expertos de varios países del mundo para apoyar la lucha contra los transgénicos y la defensa del maíz mexicano.

DEMANDA ANTE EL TRIBUNAL LATINOAMERICANO DEL AGUA

Después de haber presentado una denuncia a nombre de la Asamblea contra el Estado mexicano por la destrucción del sistema hídrico nacional ante el Tribunal Latinoamericano del Agua en su sesión especial, realizada en Estambul, Turquía, en marzo de 2009, dicho Tribunal extendió una invitación para que la Asamblea presente su caso formalmente en la sesión ordinaria que se realizará en mayo de 2011, en Buenos Aires, Argentina. Con el respaldo y apoyo del Observatorio Socioambiental de la UCCS, un grupo de estudiantes de la Facultad de Economía de la UNAM, abogados solidarios (del Colectivo Coa y el colectivo Radar) y representantes de distintas luchas comunitarias en defensa del agua que participan en la Asamblea, se elaboró una primera versión de la demanda al Estado mexicano, la cual ya fue enviada al Tribunal para su evaluación jurídica. El Tribunal ha enviado una respuesta preliminar positiva a nuestra petición de que sea tratado el caso en su próxima sesión, para lo cual estamos en la fase de acopio de pruebas (testimoniales, documentales, estadísticas, gráficas, en video y cartográficas) que demuestren la responsabilidad del gobierno mexicano en la actual devastación hídrica que sufren las comunidades locales y el país entero. El Consejo convoca a todas las comunidades y organizaciones de la Asamblea para que le hagan llegar documentación y pruebas de las afectaciones a sus recursos hídricos con el fin de terminar de integrar el expediente, antes de marzo de 2011.

TALLERES Y PÁGINA WEB

Uno de los principales acuerdos de la Quinta Asamblea fue avanzar en el proceso de autoformación de los activistas comunitarios en defensa de sus territorios, sus recursos y derechos. Para ello se integró una Comisión de Formación dentro de la Asamblea, que diseñó un programa de talleres que servirán para que los participantes en la Asamblea acudan y fortalezcan su capacidad de analizar la realidad local, regional y nacional y puedan así actuar más eficazmente en sus luchas locales. Con el apoyo del Cenami y la UCCS, en este año hemos podido realizar tres talleres de autoformación. El primero se realizó del 22 al 24 de febrero y tuvo como eje temático la minería y sus impactos sociales y ambientales. A ese taller acudieron representantes de luchas en contra de empresas mineras provenientes de San José del Progreso, Calpulalpan y Yagavila, Oaxaca, Cananea, Sonora, Atlacomulco, Estado de México, Coajumulco y Xoxocotla, Morelos, San Dimas, Durango, Cerro de San Pedro, San Luis Potosí, además de un compañero representante de la lucha contra las mineras en El Salvador, un representante de la organización canadiense Mining Watch, que apoya en diversas regiones del mundo a comunidades afectadas por las empresas mineras de ese país y una representante del Observatorio Socioambiental de la UCCS, quien expuso los conflictos mineros en el estado de Hidalgo.

Del 17 al 21 de mayo se realizó el segundo taller de autoformación, centrado en el análisis de la realidad política del país, al cual asistieron representantes del valle de Lerma, Ixtapaluca y ciudad Nezahualcóyotl, Estado de México, del Consejo de Pueblos de Morelos, del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra y el Agua Puebla-Tlaxcala, de UPREZ-CND, del DF, del MLN, de la Coordinadora de Pueblos Unidos del Valle de Ocotlán, Oaxaca, del CECOP, de Guerrero, de El Salto y Guadalajara, Jalisco, de UNOSJO y ORAB, de Oaxaca, de las comunidades de la cuenca del río Atoyac, en Tlaxcala, de la lucha contra la supervía poniente, del DF, de las comunidades afectadas por la urbanización salvaje en Tepeji del Río, Hidalgo, de Chichicuautla, Puebla, de Jóvenes en Resistencia Alternativa y estudiantes de la UNAM.

El tercer taller de autoformación se realizó del 30 de agosto al 3 de septiembre pasados, con la participación de los compañeros de El Pregón y del Consejo de Pueblos de Morelos, representantes de las comunidades de la cuenca del río Atoyac, de Tlaxcala, El Salto, Jalisco, San José del Progreso, Oaxaca, la cuenca del Alto Lerma, Estado de México, Chichicuautla, Puebla, Xalapa, Veracruz, UPREZ, DF, La Parota, Guerrero, el MLN, el SME y la Via Campesina. En este taller, se trabajó muy intensamente en la reflexión sobre nuestras afectaciones ambientales locales y su relación con el cambio climático y con la crisis ambiental total que no se reduce al cambio climático, sino que incluye la destrucción de nuestros sistemas hídricos, nuestros bosques, nuestros suelos, la contaminación química, la pérdida de biodiversidad y las afectaciones a la salud.

Los talleres han contado con la participación entusiasta de todos los que acuden a ellos y nos permiten ampliar nuestra comprensión de los problemas. Los talleres de autoformación de la Asamblea son un espacio en el que podemos conocernos mejor unos a otros, pero también consideramos, como Consejo de la Asamblea, que tenemos que fortalecer estas acciones con nuestra presencia y difusión. Somos todavía pocos los que atendemos a las convocatorias de los talleres. Invitamos a todas las luchas aquí presentes para que participen en los talleres que se realizarán en 2011, en los que se tratarán temas fundamentales para nosotros: un taller de análisis jurídico, un taller sobre alternativas autogestivas, un taller sobre agroecología y un taller sobre el modo en que está organizada la economía que nos está destruyendo. La comisión de enlace del Consejo hará llegar a todos ustedes, en fecha próxima, la programación de los talleres del año entrante.

Desde este año, con apoyo voluntario de compañeros programadores y miembros de nuestra Asamblea, a quienes agradecemos profundamente su generoso apoyo, contamos con una página electrónica en Internet dedicada a difundir información sobre las luchas de resistencia y defensa que realizan las comunidades y organizaciones de esta Asamblea, así como a reflexionar críticamente sobre la situación de desastre que vive el país y sobre la naturaleza misma de nuestras formas de resistencia, la cual fue mejorada en su diseño y actualizada en su información, para facilitar el enlace entre nosotros mismos y también la comunicación, dentro y fuera del país, con otros movimientos de resistencia afines al nuestro. La dirección de esta página es: www.afectadosambientales.org. Esta página se suma al blog que fue difundido en la Quinta Asamblea sobre la influenza porcina, cuya dirección es: crisisinfluenzaporcina.wordpress.com. Nuestra Asamblea requiere que esta página sea enriquecida con las aportaciones de las comunidades sobre los problemas que enfrentan y sobre las alternativas que aplican, con información relevante que van descubriendo en el camino de su lucha y sobre otras luchas que van conociendo y con las que se van tejiendo solidaridades. No obstante, la Asamblea carece de un equipo responsable de darle continuidad a la administración de nuestra página web, es decir, que se encargue de su mantenimiento continuo y de colocar la información en ella de manera eficiente. El Consejo convoca a todas las luchas aquí reunidas a que nombren a un responsable de participar en el mantenimiento de este medio de difusión colectivo.

ASAMBLEAS REGIONALES

Desde la Cuarta Asamblea, realizada en El Salto, nuestros compañeros de esa comunidad comenzaron a trabajar intensamente, visitando numerosas localidades, organizando reuniones con otras luchas locales y convocando a académicos, científicos y estudiantes universitarios jaliscienses a formar parte de una Asamblea Regional de Afectados Ambientales (en la cuenca del Río Santiago) que se ha mantenido hasta la fecha, habiendo ya realizado 8 asambleas en distintas comunidades del estado de Jalisco (en comunidades como San Cristóbal de la Barranca, Huaxtla, Ixcatán, Paso de Guadalupe y El Salto, entre otras) y avanzando en la construcción de un diagnóstico regional sobre la devastación que han provocado los gobiernos panistas y priístas de Jalisco, así como talleres de autoformación para comprender y explicar la dinámica destructiva de proyectos como la construcción de presas, como las de El Zapotillo, El Cajón, La Yesca y las afectaciones a la salud por la contaminación del río Santiago y de los mal llamados rellenos sanitarios en Tonalá y Zapopan, lo mismo que coordinando acciones de resistencia directa para exigir el cierre de esos tiraderos y campañas de difusión de su problemática en la zona metropolitana de Guadalajara. Asimismo, los compañeros de El Salto y los de la cuenca del río Atoyac-Zahuapan, en Puebla y Tlaxcala, han comenzado a unificar fuerzas para elaborar un diagnóstico conjunto de la contaminación de esos dos ríos y de las afectaciones comunes a la salud, con el fin de presentar un informe y construir un caso jurídico que sirva simultáneamente a la defensa de ambas regiones y conduzca, en el futuro, a la remediación de los ríos de los que depende la vida de esas y otras comunidades.

Durante este año, y después de varios talleres realizados en distintas comunidades de Puebla, Tlaxcala y Morelos, y reconociendo que todas ellas están siendo amenazadas por proyectos similares y complementarios (como los proyectos carreteros y los gasoductos del panismo), las organizaciones de esos estados convocaron a una serie de 4 reuniones preparatorias (en Puebla, Morelos y el Distrito Federal) para crear lo que podría ser la Asamblea Regional de Afectados Ambientales Puebla-Tlaxcala-Morelos-Distrito Federal, con lo cual, el acuerdo tomado en la Quinta Asamblea —de fortalecer la lucha articulada en escala regional— está fructificando, gracias a la participación de muchas comunidades y organizaciones participantes en esta Asamblea Nacional.

El éxito obtenido en la Quinta Asamblea, en Chichicuautla, Puebla, impulsó a los compañeros del estado de Veracruz a organizar su propio Foro Veracruzano de Afectados Ambientales, los días 21 y 22 de agosto, en Xalapa, Veracruz, con una amplia participación de organizaciones sociales, civiles y académicas estatales, las cuales cuentan con una de las mayores experiencias de lucha ambiental y de difusión pública y que acudieron para reactivar un movimiento socioambiental estatal que, además de denunciar la destrucción de sus ríos, campos, ciudades, salud y la criminalización de sus luchas, contribuya a difundir la enorme riqueza y diversidad de las alternativas locales de gestión ambiental que servirán de ejemplo positivo a todos. En ese encuentro participaron, entre otras luchas, las del valle de Perote, del río Sedeño, de Tierra Blanca, a la orilla del río Blanco, tan contaminado como el Santiago, de la cuenca del Papaloapan, de Nogales, del puerto de Veracruz y Boca del Río, de Catemaco, de Uxpanapa, en la región de los Tuxtlas, de los afectados por Pemex en Coatzacoalcos y Minatitlán, de Córdoba, de Tlapacoyan, donde se lucha contra el proyecto de instalación de las primeras tres mini-hidroeléctricas de un total de 113 proyectadas en el estado, además de la lucha de Actopan, que también se enfrenta a un proyecto minero canadiense.

Cada uno de estos esfuerzos de articulación regional enfrenta problemáticas diversas que, al mismo tiempo, son comunes a todos nosotros. Muchas de las luchas enfrentan a sus autoridades municipales, estatales y/o federales al mismo tiempo que a ilegítimos intereses privados mexicanos o trasnacionales y lo hace en condiciones de enorme desventaja, que sólo pueden ser remontadas con organización de base, argumentación sólida y apoyo generalizado. Las asambleas regionales tienen la posibilidad de constituirse en espacios trascendentes de intercambio de experiencias, de solidaridad, de propuesta eficaz y de diálogo con otros movimientos locales y regionales. Nuestra Asamblea necesita aprender de las experiencias de nuestros hermanos de Jalisco, Puebla, Tlaxcala, Morelos, el DF y Veracruz, para fortalecerse internamente, consolidarse y enfrentar de mejor manera la compleja realidad que nos aqueja y que sólo puede ser solucionada con nuestra participación activa y continua. Creemos que la realización de esta Asamblea aquí, en Magdalena Ocotlán, Oaxaca, tiene como uno de sus propósitos, servir como inspiración para que, aquí en Oaxaca, se forme también una Asamblea Regional de Afectados Ambientales y que todos nos sumemos a ese proceso y fortalecer a sus integrantes con nuestro apoyo. Este Consejo reconoce a las organizaciones que han sido pioneras en la articulación regional de las comunidades de afectados ambientales, a través de una notable convocatoria, una mayor capacidad organizativa y un eficaz trabajo de agitación itinerante, creativa y novedosa. Por ello, como Consejo, recomendamos a la Asamblea que avancemos juntos en la conformación y consolidación de las Asambleas regionales en cada estado.

NUEVAS INICIATIVAS

Varios integrantes de este Consejo participan hoy en la organización de dos iniciativas que consideramos fundamentales para fortalecernos más y hacer visibles nuestras luchas. La primera consiste en la realización en México, a partir de 2011, del proceso de construcción del Tribunal Permanente de los Pueblos, en colaboración con muchas otras organizaciones nacionales de defensa de derechos humanos de migrantes, de mujeres y niños, de sindicatos democráticos como el Mexicano de Electricistas, de organizaciones de defensa de la agricultura tradicional y de los pueblos indígenas, de académicos y especialistas, de juristas y de luchadores sociales que creemos que la situación actual del país es tan grave que necesitamos actuar todos para denunciar, como ya se hizo en Colombia hace años, todas las atrocidades que han cometido los gobiernos neoliberales y proponer soluciones a la catástrofe a que nos empuja el gobierno panista. Se organizó una primera reunión con el Secretariado del Tribunal, a mediados de agosto y se acordó avanzar en la definición de las temáticas de las audiencias que realizaría el Tribunal en México, una de las cuales estará dedicada a las afectaciones ambientales que sufren las comunidades locales, las regiones y las ciudades de todo el país. El proceso organizativo iniciará en 2011, y convocamos a todos a discutir, en las mesas de trabajo, formas de impulsar esta iniciativa de largo aliento.

La segunda iniciativa tiene que ver con el proceso de movilización nacional e internacional que está en marcha rumbo a la Cumbre Climática, mejor conocida como COP 16, que se llevará a cabo del 29 de noviembre al 10 de diciembre en Cancún. A esa reunión asistirá la mayoría de los gobiernos del mundo, intentarán imponer un acuerdo sobre el calentamiento global que incluye el uso de tecnologías muy dañinas para los pueblos (como los transgénicos, la geoingeniería o los combustibles agroindustriales) y promover el despojo de tierras, saberes y recursos a las comunidades locales de todo el mundo para beneficiar a grandes empresas trasnacionales a las que lo que menos les importa es resolver esa crisis producida por ellas mismas. Felipe Calderón pretende exhibir en esa reunión cumbre una falsa imagen de defensor responsable del ambiente, puesto que la mayoría de sus proyectos para simular que combate el calentamiento global consiste en la instalación generalizada de granjas industriales como las que ya están destruyendo a la gente del valle de Perote.

Por ello, organizaciones como el SME, la Vía Campesina y otras más de Estados Unidos y Canadá están haciendo un llamado a las comunidades integrantes de esta Asamblea para que preparemos una gran movilización rumbo a (y durante) la COP 16 de Cancún, por medio de una serie de Caravanas de Información y Movilización que reciban a grupos de activistas extranjeros en su travesía hacia Cancún y se sumen a ellas para protestar todos juntos contra las pretensiones de simular una acción para enfriar el clima del planeta sin modificar de fondo el modelo económico capitalista que generó la crisis climática que vivimos. De lo que se trata es de llevar a cabo una acción directa, de carácter global que sirva para impedir las imposiciones de planes que podrían arruinar la vida de millones, pero también para mostrar al mundo que Felipe Calderón no sólo es un gobernante ilegítimo, sino que está empeñado en simular que en México no hay ninguna crisis. Este Consejo recomienda a la Asamblea —y en especial, a las comunidades oaxaqueñas afectadas por la minería, las presas, los libramientos carreteros, las granjas eólicas, el despojo de tierras y la contaminación y robo de su biodiversidad y saberes locales— a sumarse y organizar una Caravana de Oaxaca a Cancún en el mes de diciembre.

RESULTADOS POSITIVOS: LA EXPANSIÓN DE LAS REDES DE SOLIDARIDAD

En los meses transcurridos entre la Quinta Asamblea y esta Sexta Asamblea, hemos ampliado los vínculos de nuestra red con otras redes nacionales e internacionales, porque de ello depende que nuestras denuncias, luchas y la construcción de alternativas se conozcan en otras partes de México y del mundo y porque nuestras acciones sólo pueden fortalecerse si establecemos relación y tejemos una red de solidaridad más amplia con luchas de otro tipo, en el campo, la ciudad y en el ámbito internacional. La Asamblea ha fortalecido sus vínculos y su convergencia con organizaciones nacionales como el Movimiento de Liberación Nacional, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, el Movimiento Urbano Popular, la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad, la Red de Defensa del Maíz y el Sindicato Mexicano de Electricistas, así como con organizaciones y redes internacionales como la Vía Campesina, el Instituto Polaris, el Grupo ETC, GRAIN, Water Keepers, Mining Watch, la Red Continental contra los Agronegocios, la Red Italiana por la Justicia Ambiental y Social (RIGAS), Acción Ecológica de Ecuador y otras organizaciones en Estados Unidos, Canadá, Centro y Sudamérica. Esta vinculación ha permitido difundir en otras partes de nuestro país y del mundo, las problemáticas y agresiones que sufren las comunidades mexicanas desde el gobierno y empresas de todo tipo y así, comenzar a romper el cerco informativo y la simulación oficial que niega que la situación ambiental esté al borde del colapso. El crecimiento y desarrollo de esta Asamblea hace necesario que, dentro del Consejo, se forme una Comisión de Enlace Internacional, lo cual ponemos a consideración de los aquí presentes para su deliberación en las mesas de trabajo.

BALANCE AUTOCRÍTICO DE LA ASAMBLEA

El trabajo del Consejo de la Asamblea ha sido intenso a lo largo de este año tan difícil. El hecho de que como integrantes del Consejo estemos hoy aquí presentando un informe de trabajo representa un avance muy grande para la Asamblea. Pero también tenemos claro que enfrentamos muchos desafíos en el futuro inmediato y que es deber nuestro plantearlos a la plenaria de la Asamblea:

1) La Asamblea Nacional de Afectados Ambientales necesita fortalecer su estructura organizativa. En este momento, la Plenaria de la Asamblea es la instancia más importante de deliberación y toma de decisiones colectivas y el Consejo de Representantes la instancia encargada de la ejecución y seguimiento de los acuerdos de la Asamblea, de programar y organizar los encuentros y dividir las tareas entre sus miembros. Asimismo, las Asambleas regionales han estado asumiendo tareas de difusión de las luchas dentro de su región, de autodiagnóstico de la situación ambiental, política y de salud, organizando talleres y otras formas de autoformación en sus lugares, impulsando acciones regionales y construyendo alternativas. Sin embargo, todavía no contamos con una instancia que nos convoque a acciones colectivas del conjunto o de la mayoría de la Asamblea. Por eso creemos que tal vez sería necesario avanzar en la conformación de una Coordinadora de Acciones, cuyas tareas podrían ser:

• detectar e invitar a comunidades o regiones en lucha que aún no asisten y participan en la Asamblea;

• atender a las invitaciones que se hacen a la Asamblea, tanto de México como del exterior, para participar en encuentros, eventos, tribunales o movilizaciones de convergencia con otros movimientos sociales;

• administrar la página electrónica de la Asamblea;

• organizar caravanas de autodiagnóstico, talleres de autoformación o las clínicas interdisciplinarias;

• organizar pláticas, seminarios, encuentros y foros con académicos y luchadores sociales comprometidos y afines a nuestras luchas;

• trabajar en la creación de un boletín o una revista que sirva para difundir nuestras luchas, diagnósticos y propuestas; y

• como eje transversal de todas estas acciones, la Coordinadora tendría la responsabilidad de fomentar acciones que conduzcan a la unidad y al fortalecimiento de la Asamblea, tanto en términos de denuncia y de protesta, de movilización conjunta, de construcción de alternativas propias y de autoformación.

Un punto muy importante de mencionar es que las actividades realizadas hasta ahora ocurrieron sin haber recibido fondos financieros de ninguna parte, lo que demuestra que esta es una vía sana para todos nosotros, porque nos previene de entrar en conflictos internos por el dinero y esta es una parte principal del camino que decidimos recorrer. Esta Sexta Asamblea es una demostración de que podemos avanzar y fortalecernos con recursos propios, por limitados que sean. Sin embargo, tal vez podríamos trabajar juntos en buscar formas de allegarnos recursos que tendrían que ser destinados para acciones muy concretas y etiquetados para acciones precisas, previamente consensadas y manejados con transparencia. De cualquier modo, necesitamos refrendar el compromiso de mantener viva a la Asamblea con nuestra presencia, solidaridad y constancia, evitando su parálisis por la carencia de recursos.

2) Muchas comunidades y regiones que participan en esta Asamblea viven hoy situaciones de emergencia y necesitan de nuestro acompañamiento, solidaridad y apoyo inmediato. Entre otras, las luchas que requieren de nuestra atención inmediata y alerta son: la lucha contra el proyecto de presa La Parota, en Guerrero, la lucha contra el Libramiento Norte de Puebla, la lucha contra la presa de El Zapotillo, en Jalisco, la lucha contra la Supervía Poniente, en el Distrito Federal, la lucha contra la Minera San Xavier, en San Luis Potosí, la lucha contra la contaminación de los ríos Santiago, en Jalisco, Atoyac, en Tlaxcala, Lerma, en el estado de México, Michoacán y Guanajuato y los ríos Blanco, Papaloapan y Coatzacoalcos, en Veracruz, la lucha contra la empresa Dragón, en Izúcar de Matamoros, en Puebla, la lucha contra las Granjas Carroll, en Puebla y Veracruz, la lucha contra la minera Blackfire en Chicomuselo, Chiapas, la lucha contra los basureros en Alpuyeca y Loma de Mejía, la lucha contra el Libramiento Surponiente de Cuernavaca y la Carretera Lerma-Tres Marías, en Morelos y muchas otras más, que por falta de espacio no mencionamos aquí. Como Consejo de Representantes, reconocemos la urgencia y legitimidad de estas y muchas otras luchas y sentimos a veces una enorme impotencia por no poder responder, en ocasiones, con la rapidez que lo requieren, a sus llamados de apoyo. Convocamos a todos los aquí presentes a sumarse al trabajo del Consejo de Representantes y, de ser aprobada nuestra propuesta, a integrarse a la Coordinadora de Acciones. Sólo con la acción coordinada de cada uno de nosotros podremos responder a las urgencias que surgen a cada momento y consolidar a nuestra Asamblea como un espacio de apoyo mutuo verdaderamente eficaz.

3) La Asamblea necesita hacer un trabajo de acercamiento con las luchas socio-ambientales que ya ocurren en otros estados del país. Como Consejo, reconocemos que la falta de recursos y de tiempo nos ha impedido tejer lazos de unidad con luchas afines a las nuestras en los estados de la frontera norte del país, lo mismo que con los estados del sureste, así como en Zacatecas, Durango, Sinaloa, Querétaro, Hidalgo, Nayarit, y Michoacán, aunque bien puede ser que hoy, aquí, estemos comenzando a remediar esa falta, también hace falta que apoyemos luchas que se desarrollan en regiones de varios estados del país, donde ya podríamos estar presentes, como en las Huastecas, la sierra Huichola, la región Mayo-Yoreme, la cuenca del Pánuco e incluso con San Salvador Atenco. Nuestra Asamblea necesita fortalecerse con la participación de esas luchas. Necesitamos acudir a ellos y sumarnos a sus luchas que también son nuestras, porque esas luchas nos enseñan y podemos llevarles el mensaje de que la Asamblea las apoya. Como Consejo, consideramos que las caravanas de movilización hacia la COP 16, en Cancún, abrirán una posibilidad para acercarnos a algunas de ellas y ofrecerles nuestro apoyo.

4) La Asamblea sigue siendo una red con poca fuerza e incidencia. A pesar de que estamos en una fase de crecimiento notable, nuestra organización sigue siendo, por decirlo así, una niña pequeña. Y aunque ya muestra signos de caminar hacia la juventud, gracias a que hay mucha más seriedad de parte de todos asumiendo cada uno sus tareas y responsabilidades, necesitamos, como Asamblea, ser capaces de valernos realmente por nosotros mismos, sin depender de especialistas, organizaciones que nos aporten fondos o que nos indiquen el camino que debemos seguir. Necesitamos confiar más plenamente en los saberes que guardamos en nuestro actuar colectivo y en la convivencia con los otros, así como expandirlos para construir alternativas verdaderamente autogestivas.

5) Durante lo que resta de este año y durante 2011, la Asamblea necesita estar preparada porque la crisis económica, política, social y ambiental en México se va a agudizar. Como Asamblea, necesitamos desarrollar formas eficaces de concentrar fuerza efectiva para visibilizar, denunciar, actuar, exigir soluciones, y proceder a autogestionar nuestras condiciones de vida, porque el Estado mexicano y las empresas a las que defiende no se van a decidir, ni este ni el próximo año, a detener sus agresiones contra nosotros. Estamos convencidos de que necesitamos desarrollar formas de organización y acción que no representen un riesgo para nuestra vida, que no nos conduzcan a la autodestrucción pero tampoco a la parálisis, que nos permitan atender a nuestros propios focos rojos y que, al mismo tiempo, no promuevan las divergencias entre nosotros, el desgaste innecesario de nuestras fuerzas y los desencuentros. El próximo año se iniciará el proceso de conformación del Tribunal Permanente de los Pueblos en México, lo cual significa una oportunidad para converger con otras luchas y verdaderamente poner sobre la mesa nuestras propuestas de solución, que son muchas, diversas y potencialmente integrales. Pero para avanzar en ese proceso, necesitamos fortalecernos regionalmente, ampliar nuestra cobertura, afinar y profundizar nuestros diagnósticos locales, estatales y regionales, avanzar en la creación de las clínicas interdisciplinarias y aprender a formular con precisión nuestras denuncias y demandas, expandiendo el tejido de nuestras alianzas y nuestros saberes.

POR QUÉ VENIMOS A LOS VALLES CENTRALES DE OAXACA

Muchos de los aquí presentes saben que en San José del Progreso, se instaló una minera canadiense, llamada Fortuna Silver Mines, que adoptó el nombre de Compañía Minera Cuzcatlán y está a punto de comenzar a explotar un yacimiento de oro y plata, gracias a varias concesiones que le otorgaron el gobierno federal y el gobierno asesino de Ulises Ruiz, sin el consentimiento de la comunidad, lo cual no sólo destruirá los suelos y los acuíferos de la región, sino que también amenaza con destruir a las comunidades de esta parte de los valles centrales de Oaxaca. También sabemos que en Oaxaca hay al menos 20 proyectos mineros más en proceso de autorización. Sabemos que desde hace tiempo, Diódoro Carrasco prometió a los grandes capitales extranjeros que convertiría a Oaxaca en el emporio minero de América Latina, lo cual no significa más que una amenaza directa a las comunidades locales oaxaqueñas. Sabemos que la Cámara Nacional de la Industria Minera declaró que el 70% del territorio de México es de potencial minero y sabemos que en todas las comunidades donde se abren minas de oro, plata, cobre, manganeso, hierro, barita, etc., como en San Luis Potosí, Zacatecas, Sonora, Chihuahua, Coahuila, Durango, Oaxaca, Guerrero o Chiapas, las empresas mexicanas, canadienses, estadounidenses o de cualquier otro país impulsan sus proyectos de despojo y destrucción sembrando división al interior de las comunidades, comprando a muchas autoridades y contratando asesinos y golpeadores para intimidar, e incluso exterminar, a los que legítimamente se oponen a sus planes. Sabemos que el conflicto en la comunidad de San José del Progreso derivó en el asesinato del presidente municipal y de uno de los regidores, a manos de sus propios pistoleros y que, con ese grave hecho, se pretendió cometer una injusticia todavía mayor: inculpar a quienes se oponen a la mina, por medio de acusaciones falsas aunque, desde el inicio de la lucha, han sostenido la postura de resolver el conflicto pacíficamente y a través del diálogo abierto y respetuoso con la comunidad. Por eso estamos aquí, en la comunidad de Magdalena Ocotlán, en la región de los Valles Centrales de Oaxaca. Estamos aquí para manifestar el apoyo irrestricto de la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales a todas las comunidades que exigen el cierre de la mina en San José del Progreso, la salida de la Minera Cuzcatlán del país y la cancelación de los proyectos mineros, que contribuyen a agravar la crisis ambiental, el calentamiento global, la destrucción de los ríos y acuíferos y ponen en riesgo la salud y la vida de comunidades de Oaxaca y de todo México. Estamos aquí también para ofrecer nuestro apoyo y solidaridad a otras luchas que hay en Oaxaca y estamos aquí para exigir que termine ya, de una vez por todas, el asedio y la agresión contra la comunidad de San Juan Copala, el municipio de Juxtlahuaca y el pueblo Triqui.

Aquí en Oaxaca la bestia llamada Ulises Ruíz está a punto de dejar el cargo, pero nosotros no olvidamos ni perdonamos sus crímenes. Oaxaca merece justicia, y ésta no llegará a los pueblos si Gabino Cué no expulsa a la minera Cuzcatlán y demás proyectos mineros, si no detiene la expansión salvaje de la ciudad de Oaxaca, la presa Paso de La Reina o las mega-granjas eólicas en el Istmo. Por eso estamos aquí, para refrendar nuestra decisión colectiva de seguir caminando juntos como Asamblea, a pesar de nuestras dificultades, a pesar de nuestras restricciones económicas y organizativas, a pesar de los intentos de algunos por negar nuestra existencia o de convertirla en un espacio de poder para unos cuantos.

Esta Sexta Asamblea es una demostración de que las luchas locales en defensa del ambiente en México están vivas y activas. Desde que comenzamos hace dos años a organizarnos, algunos dijeron que somos inexistentes o que de nada sirve reunirnos. Para el poder, esta Asamblea es un estorbo y preferiría que no nos juntáramos a platicar sobre nuestras luchas, a tejer lazos comunes y a construir alternativas desde nuestro saber colectivo. Con esta gran Asamblea, aquí en Magdalena Ocotlán, Oaxaca, decimos a todo el país y al mundo entero que sólo por el hecho de estar aquí reunidos, estamos logrando una enorme victoria y que entre nosotros están las soluciones a nuestros problemas. La riqueza de nuestras luchas, de nuestros saberes locales y tradicionales, de nuestras formas organizativas y productivas, de nuestras culturas y nuestra solidaridad son el verdadero futuro del país. Por estas razones y para terminar, queremos presentar una propuesta más: proponemos que, a partir de la Séptima Asamblea, esta Asamblea sea mejor conocida como la Asamblea Nacional de Afectados y Alternativas Ambientales.

Atentamente.

Consejo de Representantes de la Asamblea Nacional de Afectados Ambientales

11 de septiembre de 2010.


Para Vía Campesina

Para los hermanos y hermanas de la Vía Campesina

La ANAAA es un movimiento de coordinación de las luchas locales y regionales, de pueblos y organizaciones, contra la devastación ambiental y social en México y por la autogestión, afirmación y contrucción de alternativas ambientalmente sustentables y socialmente justas.

Desde nuestra VI Asamblea Nacional, realizada en Magdalena Ocotlán, Oaxaca, México, con la presencia de 1500 participantes de todo el país, les hacemos llegar un saludo solidario.

Les comunicamos que la Asamblea ha decidido ratificar el compromiso de nuestro Consejo Nacional de Representantes, para organizar y marchar juntos hacia Cancún, en ocasión de la COP 16 del Convenio de Naciones Unidas sobre Cambio Climático.

La ANAAA también hace suyos la plataforma de lucha hacia Cancún planteada por la Vía Campesina, tal como expresamos en nuestro pronunciamiento de la VI Asamblea.

Fraternalmente

El pleno de la ANAAA


Otros artículos en Indymedia:

Se realiza la Sexta Asamblea Nacional de Afectados Ambientales

Inicia la 6° Asamblea Nacional de Afectados Ambientales en Oaxaca

En Zapateando: Afectados ambientales somos todos… sexta ANAA



Documentos adjuntos a este artículo

Pronunciamiento final
Informe Representantes

Commentaires

Estadísticas

Última actualización

Viernes 21 de julio de 2017

Publicatión

2908 Artículos
Aucun album photo
81 Breves
14 Sitios Web
701 Autors

Visitas

274 hoy
696 ayer
3050784 desde el principio
20 visiteurs actuellement connectés