La lucha de clases en la cultura

Cultura proletaria para el pueblo necesaria
Miércoles 6 de abril de 2016
por  OLEP
popularidad : 1%

A diario oímos hablar de la cultura: del golpe que significa para ésta el subir los costos de los museos, de un espectáculo en alguna plaza, o de Fulano de Tal que es muy culto, etcétera. Lo cierto es que este término toca diversos ámbitos y se ubica también dentro de la lucha de clases sociales. ¿Cómo es esto?

Nosotros nos desarrollamos en una constante pugna interclasista, entre unos pocos que tienen los medios de producción, los burgueses, y los que sólo tenemos nuestra fuerza de trabajo, los proletarios.

Esta compleja lucha abarca la vida económica, social y política, y aunque tiene su punto clave en la primera de ellas, mantiene un vínculo estrecho con las otras dos. Por ello es que quienes detentan el poder en la formación socioeconómica de un país, también manejan la manera en que éste se significa a través de la cultura. Así es que, en México, la burguesía controla también la cultura. Pero ¿qué es eso?

Es un sistema y una práctica de tradiciones y estilos de vida que adquirimos socialmente, eso incluye la manera pautada y repetitiva en la que pensamos, sentimos, actuamos y aprendemos (ya sea por instrucción o por imitación), así como la manera en que concebimos los significados que dan sentido a nuestra vida y acciones. Viéndolo así, lo que somos tiene mucho que ver con nuestra cultura y ésta se manifiesta en todo lo que hacemos, por lo que no se desliga de las actividades políticas o económicas que tenemos ni de las relaciones que construimos con otros seres ni con la naturaleza. Y, como producto de nuestra práctica histórico-social, refleja las relaciones de propiedad, describe la forma en la que nos organizamos y nuestras aspiraciones de clase, y expresa los conflictos, así como los fenómenos vividos y sintetizados por la conciencia social.

Por tanto, la cultura se conforma como un producto histórico que va cambiando y que está de acuerdo con las formas de producción de la vida social en cada etapa del desarrollo del hombre y con cada grupo humano, y por eso es que a través de ella construimos algunos de los imaginarios tanto de sujeción como de liberación con que contamos.

Si, como dijimos, la lucha de clases permea todas las esferas de nuestra vida, ¿cómo se vincula esto con la cultura?

A grandes rasgos, puede relacionarse un tipo de cultura con cada una de las dos grandes clases en que nos dividimos socialmente. Así, existen la dominante y la dominada. En nuestro país, donde prevalece el sistema capitalista, predomina la de quienes tienen el poder, es decir, la dominante, la cual fomenta los valores aceptados e impuestos desde las diversas instituciones; difunde y expresa el individualismo, la competencia, el rechazo o miedo a lo diferente, y el conformismo ante la situación actual, en resumen: la desigualdad y la permanencia del capitalismo.

Todo esto se ve reflejado en las expresiones artísticas o culturales auspiciadas y permitidas por el Estado, las cuales sirven a los intereses de quienes se encuentran al mando y, por tanto, promueven principalmente tres ideas:

1.- Que la cultura y el arte son temas sólo relativos o pertenecientes a la burguesía.

2.- Que es necesaria, válida e importante la competitividad en el arte: la obra tiene como fin el lucro y la comercialización y no la creatividad, el valor artístico o su aportación social.

3.- Que existe una división entre la actividad política y la cultura. Con ello se despoja a ésta de su relación con el sistema actual y su dimensión histórica y, al mismo tiempo, se reduce la capacidad de lucha y organización en torno a ella y al arte.

Con estos planteamientos se oculta el carácter de clase de la cultura, su papel dentro del modo de producción imperante y la forma en la que sirve a los intereses de las diferentes clases. Además, se evita que quienes somos trabajadores de la cultura nos reconozcamos como tales, cuando no importa si somos músicos, bailarines, actores o lo que sea, seguimos siendo explotados.

Sin embargo, a la par de la dominante, existen subculturas y contraculturas que coexisten o que le están en franca resistencia. Éstas, al ser marginales, se organizan y manifiestan de manera independiente e, incluso, en algunos casos no sólo buscan tener un lugar más reconocido dentro de la cultura hegemónica, sino construir algo nuevo, transformar al mundo en sus diferentes niveles.

Estas culturas dominadas pertenecen a las clases desposeídas, las expresan y las representan. Y su trabajo o manifestación se impulsa a través de los propios medios de sus exponentes, no es propagado por los medios masivos de comunicación, ni apoyado por empresas, consorcios o por el gobierno. A diferencia de las expresiones de la burguesía y sus aliados, la cultura dominada, la proletaria, la nuestra, expresa nuestros intereses; por ello la defendemos y procuramos.

Como trabajadores debemos impulsar un cambio radical en esta sociedad, para hacer de éste un país más libre, más justo, donde no exista diferencia entre clases. Sabemos que, de lograr nuestro cometido, la cultura y nuestras formas de expresión cambiarán, se abrirán nuevas formas de concebir al mundo, de interpretarlo y de actuar en él, y se enriquecerá nuestra producción artística y cultural. Luchemos organizados por esta transformación.

NOTA: Este artículo fue publicado como parte de la sección ANÁLISIS del No. 15 de FRAGUA, órgano de prensa de la Organización de Lucha por la Emancipación Popular (OLEP), en circulación desde el 12 de marzo de 2016.

Contacto:
olep.contacto@gmail.com
fragua.olep@gmail.com



Commentaires

Estadísticas

Última actualización

Lunes 13 de noviembre de 2017

Publicatión

2998 Artículos
Aucun album photo
81 Breves
14 Sitios Web
706 Autors

Visitas

938 hoy
1018 ayer
3191940 desde el principio
19 visiteurs actuellement connectés