Mientras el Chapo se fuga, privatizan la salud

Trabajadores de la salud y derecho-habientes a organizarse y luchar
Lunes 3 de agosto de 2015
por  OLEP
popularidad : 1%

La fuga del Chapo Guzmán le cayó como anillo al dedo al gobierno, pues mientras todos hablan del susodicho y proliferan las teorías sobre su espectacular escapatoria (hasta se ofrece una recompensa de 60 millones que no saldrá del bolsillo de Peña Nieto sino de nuestros impuestos), pocos saben de la aplicación de políticas neoliberales que acentúan la desigualdad social. En este caso, nos referimos a una serie de medidas destinadas a privatizar el sistema de salud público mediante el ataque a los derechos laborales de trabajadores, así como el abandono y desmantelamiento de instituciones como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE).

Actualmente, el gobierno pretende dar un severo golpe al pueblo con la aceleración de la privatización de la salud, esta lleva el nombre de “universalización de la salud” y se trata de la homologación del IMSS e ISSSTE, lo cual reducirá el número de atenciones y consultas médicas.

El actual gobierno busca privatizar la salud porque resulta ser un negocio para las empresas farmacéuticas, para los hospitales que pertenecen a la iniciativa privada y para las aseguradoras. Los más afectados con la privatización de la salud seremos los derechohabientes y no derechohabientes, ósea todo el pueblo explotado y oprimido.

La privatización de la salud se ha venido desarrollando paulatinamente mediante el abandono (ya no invierten suficientes recursos), la subrogación de atenciones, outsorcing y otras medidas que vulneran derechos laborales, a todo lo anterior se ha sumado una campaña de desprestigio que criminaliza la práctica médica. Lo que no dicen los voceros del gobierno (Televisa y Tv Azteca entre otros) cuando criminalizan a los trabajadores de la salud, es que el Estado y los gobiernos son los responsables de la actual situación en el sistema de salud, pues ellos son los que han dejado en el abandono y sin recursos la salud y la seguridad social.

Es decir, la privatización no es algo nuevo, el Estado le ha dado golpes al sistema de salud público y a la seguridad social, ejemplo de ello es la pérdida del principio de solidaridad, según el cual la seguridad social era de todos y para todos, así el aporte colectivo lo administraba la institución para atender a los más necesitados y a las nuevas generaciones, pero desde hace muchos años las Afores vieron en ello un botín del cual sacar jugosas ganancias que siguen acumulando.

El gobierno no considera que sea “rentable” atender a personas con enfermedades crónicas, como diabetes o que estén bajo tratamiento de hemodiálisis. De esta manera, la necesidad y las deficiencias que los mismos gobiernos propiciaron siguen alimentando las ganancias de los servicios de salud privados.

Las medidas privatizadoras son tan distintas que no cabría enumerarlas en este volante. Todas ellas están encaminadas a privatizar la salud, por ejemplo: la contratación de trabajadores tercerizados (“terceros”) y la subrogación de guarderías. Estas medidas se han implementado porque al IMSS se le ha dejado sin recursos para operar y se han dejado de construir instalaciones. La atención de hemodiálisis también está en manos de la iniciativa privada, lo mismo que la atención para pacientes con diabetes; sumado a esto la sobrecarga laboral para los trabajadores (trabajadores sociales, enfermeros, médicos, etc.) tiene como fin propiciar una desmejora en la atención de la salud y enfrentarlos con los derechohabientes.

El gobierno quiere “mover a México” pero al precipicio, y los únicos beneficiados de estas medidas privatizadoras serán los mismos de siempre, la burguesía; mientras tanto, nosotros, el pueblo, tenemos que apretarnos el cinturón. Esta situación no es a perpetuidad, va a cambiar y eso depende de la unidad de todo el pueblo organizado para luchar en contra del sistema que genera la desigualdad social: el capitalismo neoliberal.

Organizarse es saludable. Organízate con nosotros en colectivos de trabajadores del sector salud, derechohabientes y pueblo en general para defender la salud, la seguridad social y por una vida digna, ponte en contacto con los compañeros de la OLEP. Sácale copias a este volante, pégalo en la tiendita, tortillería, mercado y repártelo audazmente con trabajadores del sector salud.

¡Porque la lucha por un sistema de salud más humano y digno es parte de la lucha por el socialismo!

Organización de Lucha por la Emancipación Popular (OLEP)

Contacto: fragua.olep@gmail.com
olep.contacto@gmail.com



Commentaires

Estadísticas

Última actualización

Viernes 21 de julio de 2017

Publicatión

2908 Artículos
Aucun album photo
81 Breves
14 Sitios Web
701 Autors

Visitas

844 hoy
847 ayer
3052958 desde el principio
29 visiteurs actuellement connectés