¿Qué es el neoliberalismo?

Definiciones necesarias
Jueves 11 de diciembre de 2014
por  OLEP
popularidad : 1%

Los socialistas debemos encabezar la lucha contra el neoliberalismo”, es una frase que repetimos de manera cotidiana, frente a los compañeros, en la agitación y propaganda, pero en realidad ¿qué es a lo que nos estamos refiriendo concretamente? ¿Qué es el neoliberalismo?

¿El neoliberalismo es distinto al capitalismo? No, el neoliberalismo es la versión actual del modo de producción capitalista, es capitalismo con ciertas características particulares, se trata de un capitalismo salvaje, sin ataduras. ¿En qué se diferencia el neoliberalismo de otras formas del capitalismo? En épocas anteriores, el Estado tenía un papel importante en la actividad económica, participaba en la producción y sobre todo, controlaba los servicios públicos, en el neoliberalismo, como veremos, este papel queda relegado a ciertos aspectos.

El capitalismo no tiene como objetivo el desarrollo económico, no se trata de que la gente viva mejor, sino de la acumulación de ganancia por una minoría de la población, la clase explotadora, la burguesía. La expansión capitalista implica el aumento a la pobreza y carestía de vida, siempre ha sido así. Dada la naturaleza de la explotación capitalista, la ambición ilimitada y la acumulación individual generan crisis cíclicas, por supuesto, los burgueses no reconocen que las crisis son creadas por su acción individual, sino porque el gobierno “gasta mucho” en servicios sociales como educación, salud y pensiones.

En la década de 1980, el capitalismo mundial entró en crisis, es cuando todos nos endeudamos. Ante la imposibilidad del pago de la deuda externa, el Fondo Monetario Internacional (FMI), impuso un esquema de “reestructuración económica”, con el que a los países deudores se les condicionó a la aplicación de una serie de medidas estructurales, la reestructuración del FMI consistió entre otras cosas en: implementar un régimen de austeridad fiscal, bajando los gastos públicos mediante la reducción en la cantidad de beneficios y servicios públicos proporcionados; reducción del salario real, con lo que supuestamente quedaría controlada la inflación; privatización de las empresas del sector público, de tal manera que las más rentables quedaran en manos del capital extranjero o nacional, como en el caso de los bancos.

Las medidas económicas que se impulsan en el modelo neoliberal son:

Apertura incontrolada de mercados, es decir, que a la burguesía se le permite venderlo todo, en cualquier lado, sin tener que pagar impuestos por importación, producción o especulación.

Desregulación o eliminación de cualquier regla que ejerza control sobre el capital extranjero, por ejemplo con la firma del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN), entre los gobiernos de México, EU y Canadá en 1994, que únicamente ha generado más miseria y despojo.

Privatización de empresas estatales y de instituciones de servicios sociales: educación, salud, fondos de pensiones, construcción de viviendas, transporte público.

Reducción de los gastos sociales, es decir, reducción de presupuesto para servicios sociales y programas asistenciales.

Lucha prioritaria contra la inflación. Es decir, la reducción de la circulación de dinero, disminuyendo los salarios.

“Flexibilidad laboral” y desmantelamiento de las organizaciones sindicales. La “flexibilización” se refiere a una serie de medidas que en la práctica nos quitan a los trabajadores todos los derechos conquistados, aumentando la jornada laboral, disminuyendo el salario real, imponiendo contratos temporales, cuando no los hay, y nos niegan el derecho a la seguridad social.

Para aplicar estas medidas se necesita de una masa suficientemente grande de personas buscando trabajo, es decir un ejército de desempleados. El objetivo es quebrar a los sindicatos, creando, en la práctica, una masa enorme de trabajadores que ofrece su mano de obra amansada por la precarización y la permanente búsqueda de empleo. Al mismo tiempo se “incentiva la inversión” empresarial por medio de la reducción de los impuestos. Para los neoliberales “la desigualdad dinamiza la economía”.

Así, el Estado deja de participar directamente en las actividades económicas. ¿Quiere decir esto que el Estado desaparece en el modelo neoliberal? No, los burgueses necesitan del Estado para frenar el descontento social que crean las nuevas medidas económicas. En el neoliberalismo, el Estado utiliza diversas formas de control social, desde la represión directa, pasando por el control rígido sobre los medios de comunicación, hasta las campañas propagandísticas contra los movimientos sociales, tildándolos de violentos y desestabilizadores.

El neoliberalismo requiere de una sociedad fragmentada. Para la burguesía es más fácil lidiar con una masa de individuos, que no son capaces de ponerse de acuerdo y que son demasiado egoístas para unirse con otros y luchar por sus derechos. El consumismo es otro mecanismo con el cual se ejerce el control social, es preferible que las personas se preocupen por obtener mercancías que simulen cierto bienestar económico, como en el caso de automóviles, televisores o teléfonos celulares, es preferible que vivamos endeudados, a que nos organicemos y luchemos por un bienestar auténtico.

En el plano político, se ejerce el poder a través de una democracia autoritaria, esto es un régimen que en apariencia es democrático, en el que parece que hay “muchas” opciones políticas, aunque en el fondo se trate de grupos que defienden los mismos intereses y cuyo objetivo principal es precisamente mantener domesticados a los trabajadores, que nadie proteste porque entonces es tachado de terrorista.

Para la aplicación de esta forma brutal del capitalismo, la burguesía requiere, de un régimen que sea al mismo tiempo autoritario contra el pueblo y sus organizaciones, pero que sea dócil con los explotadores, un Estado que se porte al mismo tiempo como perro de ataque contra los trabajadores y como perro faldero con sus amos burgueses.

¿Cuál es la alternativa? Muchas fuerzas políticas, sindicatos, organizaciones sociales están en lucha contra el neoliberalismo, pero se conforman con una lucha contra los aspectos más nefastos del modelo neoliberal, sin embargo su propuesta no va más allá, no son sino otras facetas, quizás menos brutales, del mismo sistema capitalista, pero seguirá habiendo explotación, pobreza y despojo, todas las características asociadas con la existencia de la clase poseedora, la burguesía.

La única lucha autentica contra el neoliberalismo es la lucha contra toda forma de capitalismo, pretender que sólo se cambie el capitalismo en su versión más brutal por otra forma, más humana, no es más que una simulación. ¿Cómo debemos responder ante la embestida neoliberal? Luchando en todos sitios, desde los sindicatos, desde las escuelas, desde la fábrica, desde los talleres, desde la colonia, cuadra por cuadra, organizándonos contra la aplicación de las medidas neoliberales y por el socialismo.

NOTA: Este artículo fue publicado como parte de la sección ANÁLISIS del No. 4 de FRAGUA, órgano de prensa de la Organización de Lucha por la Emancipación Popular (OLEP), en circulación desde el 14 de noviembre de 2014.

Contacto:
olep.contacto@gmail.com
fragua.olep@gmail.com



Commentaires

Estadísticas

Última actualización

Viernes 24 de marzo de 2017

Publicatión

2807 Artículos
Aucun album photo
81 Breves
14 Sitios Web
697 Autors

Visitas

803 hoy
1097 ayer
2932750 desde el principio
20 visiteurs actuellement connectés