La “toma” del Auditorio Che Guevara o jugaremos en el bosque mientras el lobo no está…

Lunes 23 de diciembre de 2013
por  Fernando Palomares III
popularidad : 2%

Para no hacernos bolas, para no caer en la confusión y para poder tomar partido en esta lucha, aparentemente difusa, debemos preguntarnos y con información contestarnos ¿a quién beneficia este hecho?

A quién beneficia está rimbombante y mal llamada “reapertura” como si hubiese estado cerrado el Auditorio al movimiento social; a quién beneficia este cierre en plenas vacaciones cuando no está presente la comunidad estudiantil y el movimiento estudiantil está débil y misteriosamente las autoridades de la UNAM tienen el control
y presencia en el campus.

Podremos encontrar respuestas idiotas como: a nadie, no me importa y no debe importar; es una pelea que no debe interesarnos, incluso algunos con mala intensión dirán que es un problema de personas y señalaran a compañeros con nombre y apellido con su dedito policiaco; unos más verán su oportunidad para revivir viejas acusaciones policíacas y entrarán al ruedo para enlodar con mentiras, chismecillos y veneno el asunto; la derecha claro, fácil de identificar, dirá que el Auditorio Justo Sierra debe ser de la comunidad y aullar que la Rectoría lo retome (la realidad es que quieren que se los limpien y remodelen para seguir haciendo lo que siguen haciendo por el país, nada o vendiéndolo)

Nosotros podemos solamente decir: qué extraña casualidad, qué milagrosa coincidencia, mientras existe un profundo descontento social en la capital del país por las políticas autoritarias del gobierno del DF y por el aumento del boleto del metro, un grupo de “individualidades” y colectivos que se dicen anarquistas (que no se acercan ni por tantito a sus heroicos predecesores) toman uno de los principales espacios del movimiento estudiantil y del movimiento popular, bajo el falaz argumento de que están “abriendo” el espacio cuando en los hechos lo están cerrando y con esta acción “liberadora” cancelando todas las actividades programadas e impidiendo, en la práctica, que organizaciones, colectivos estudiantiles y organizaciones populares puedan usar el espacio para desarrollar el trabajo político, académico y cultural que se venía dando en los últimos 4 años.

Este descontento capitalino aumenta y se suma a las protestas, en diferentes partes del país, en contra de la reforma educativa, laboral, energética que ha impuesto la derecha mexicana y en contra de la represión y criminalización del movimiento popular y de defensa de los derechos humanos, no es coincidencia que los que ahora saquean el auditorio, tal y como lo hizo la PFP al romper la huelga, se disfracen de anarquistas y abonen a la criminalización del GDF contra esta tendencia política, pero, ¡claro son individualidades¡, no les interesa el contexto político y social para satisfacer sus necesidades; si tienen hambre, comen, si tienen sed, toman agua, si necesitan un auditorio, lo toman, ya después justificarán con un triste discurso mal recortado y peor pegado de frases huecas.

Nos queda claro, y su propia fraseología hueca nos indica a todos, que no es un problema entre negros y rojos, entre anarquistas y socialistas o entre diversas posiciones políticas, ya que, hasta la violenta toma, organizaciones sociales y estudiantiles de distintos signos, banderas e ideologías trabajaban con el único principio válido de la izquierda, abonar a la unidad y no fragmentar, dividir y debilitar al movimiento social, asunto que trata de ser opacado por una obscura referencia a que el auditorio “fue cerrado de manera brutal”.

Pero sigamos preguntándonos, a quién o a quiénes beneficia que una parte del movimiento popular tenga que mantener su presencia en la lucha contra las reformas neoliberales, el aumento del boleto del metro y la represión política y, a su vez, tenga que responder ante la provocación de estas “individualidades” que, sin más argumentos políticos “salvo que el cambio comienza por uno mismo” intentan ser usados como herramientas mediáticas para que el Estado continúe con la criminalización y judicialización.

A quién beneficia que el Auditorio Ché Guevara regrese a lo que se había convertido hasta el 2009, en un espacio lucrativo donde se podía hacer fiestas, vender alcohol, drogas y cobrar la entrada; todos estos actos, tolerados y auspiciados siempre por las autoridades universitarias y puestos como “ejemplo” o “muestra” viva del activismo en la UNAM por los medios de comunicación proclives a la derecha.
Un auditorio que antes del 2009 servía a un solo interés, en la vía de los hechos, era y ahora nuevamente se convertirá en un dique para el desarrollo del propio movimiento estudiantil y su vinculación con el movimiento social.

A quién le conviene que esta “toma” se alargue lo más posible para que sea el pretexto del gobierno federal, del DF y de Rectoría para retomar directamente el espacio. Ya no a través de quienes siempre les fueron útiles, sino para quitar de tajo un espacio recuperado, remodelado y utilizado por el movimiento estudiantil y diversas organizaciones populares.

A quién le conviene hacer pasar la “toma” como un conflicto entre organizaciones o de ideologías, como una lucha por el espacio entre diversos actores: viejo recurso contrainsurgente para justificar la represión, la criminalización y la eliminación física de los activistas. Pretexto que va a ser catapultado por la mayoría de los diversos medios de comunicación y la derecha universitaria para “presionar” y clamar que, por fin, se ponga orden y se reprima la disidencia.

Quién se beneficia, sino el Estado de revivir las historias ficticias del paramilitarismo para seguir golpeando a parte del movimiento social, fijémonos quiénes repiten estás historias turbias que tanto daño han causado al movimiento en su conjunto.

A quién le conviene que se desaten hechos de represión en contra de las organizaciones que han construido y mantenido el Auditorio como un espacio verdaderamente autónomo e independiente, libre de grupos que buscan confrontar y dividir no sólo a más organizaciones o colectivos, sino incluso al propio movimiento anarquista.

A quién le conviene que el movimiento anarquista siga siendo presentado como un conjunto de pequeños grupos aislados de las causas más justas y más sentidas del pueblo en estos momentos y cuyas formas de relación y trabajo lo único que hacen es desvirtuar los aportes del anarquismo y de sus más grandes exponentes: los integrantes del Partido Liberal Mexicano en la historia nacional.

El viejo PRI con nuevo copete ríe desde arriba. Sabe utilizar sus instrumentos dentro del movimiento social para dividir y confrontar, para justificar la represión u ocultar la autoría de actos que atentan contra la vida o el prestigio de los activistas o sus organizaciones. Para quedar como los que resuelven un problema y no como los que lo han provocado.

En este asunto como en muchos que son iniciados por el Estado para confrontar a la izquierda, la información de primera mano es importante, o nuevamente se iniciarán las guerritas de rumores y de chismes, típicos de la contrainsurgencia, no se trata de tomar partido por el amigo o el que nos vende la droga, aunque creamos que esta actitud es de izquierda cuando nunca lo ha sido, sino se trata de tomar partido por el avance del movimiento estudiantil en la UNAM, del movimiento social en México, a la vez que se detiene la ofensiva capitalista del Estado mexicano.

Fernando Palomares III


Commentaires

Logo de hecho en cu
Martes 4 de marzo de 2014 à 22h19 - por  hecho en cu

Siento pena por leer tantas falsedades en un mensaje. No sé de dónde sacas tus afirmaciones

¿Dí, qué universidad privada o pública está mejor clasificada que la UNAM?

¿Dónde está la mayoría de los mejores científicos de todas las ramas?

Lo que necesitamos es tener más UNAMs y no pretender atacarla.

El conflicto que se vive en el Ché es parte de una comunidad muy diversa y desde mi punto de vista, de errores de ambos bandos que se disputan el lugar, pues ambos han recurrido a la violencia, pero eso no borra la importancia de la UNAM en la vida nacional.

Logo de Jerome Dargal
Martes 4 de marzo de 2014 à 14h33 - por  Jerome Dargal

Esa institución es muy mediocre, mucha gente va a esa universidad con el argumento de que les sale gratis, sin embargo, considero que en educación superior hay que invertir aunque sea un poco; tanto las universidades estatales como el IPN cobran colegiatura semestral, pero como en la UNAM les sale gratis, no se quejen de que una bola de vándalos les cerraron las instalaciones, acuérdense: lo barato sale caro y más en educación superior.

En gran parte de la iniciativa privada, los egresados de esa "universidad" no tienen cabida, por algo es ¿no creen?, se prefiere talento egresado de otras universidades, tanto públicas como privadas, más serias y comprometidas con la formación profesional de la gente. Deberían cerrar definitivamente a esa escuela, que solo da unos cuantos buenos resultados para el tamaño de institución que es y la cantidad de dinero que recibe, y con ese dinero que recibía, crear un fideicomiso para becar en verdaderas universidades a gente que tiene talento y el deseo de estudiar la educación superior.

Logo de Nadie Importante
Martes 24 de diciembre de 2013 à 09h05 - por  Nadie Importante

.

A quién... A quién...

¿A quién le convendría usar los signos de interrogación? :)

Logo de Fabián
Martes 24 de diciembre de 2013 à 07h54 - por  Fabián

Yo preguntaría, porque es necesario un espacio de la UNAM para realizar todas esas actividades y labores de vínculo estudiantil con los movimientos sociales? Porqué no se hace todo eso desde los mismos espacios de esos movimientos? Cómo los auditorios que tienen algunos sindicatos, por ejemplo. O quizá no sería mejor buscar que la UNAM brindará un espacio a los estudiantes justo para esos propósitos? Espero no se diga que soy una persona de derecha por opinar esto...

Logo de Boogie
Lunes 23 de diciembre de 2013 à 21h43 - por  Boogie

Son los del Ala Norte, puesteros, alcohólicos y mariguanos, de anarquistas tienen lo que EPN de bueno. eso toda la comunidad de filos lo sabe.

Logo de Rubén
Lunes 23 de diciembre de 2013 à 14h31 - por  Rubén

Entonces, los que venden la droga son los porros de EPN disfrazados de anarquistas?

Lunes 23 de diciembre de 2013 à 13h05

Que los intentos premeditados para el divisionismo y la confusión sean motivo para el fortalecimiento hacia la articulación.

Desconocimiento TOTAL a dichos infiltrados mal disfrazados de Anarquistas¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡

Estadísticas

Última actualización

Viernes 23 de junio de 2017

Publicatión

2873 Artículos
Aucun album photo
81 Breves
14 Sitios Web
700 Autors

Visitas

727 hoy
968 ayer
3025817 desde el principio
22 visiteurs actuellement connectés