El alucinógeno: La escuela como empresa

Lunes 8 de abril de 2013
por  El ReVu
popularidad : 2%

JPEG - 89.3 KB

Esta columna se las debía.

Durante años el discurso educativo ha sido víctima de la demagogia, secretarios de educación, diputados, senadores, dirigentes sindicales y demás fauna política, han utilizado la palabra “educación” para prostituirla y venderla al peor postor: las empresas transnacionales.

Por tanto, no es ninguna sorpresa que los Programas Educativos que forman a los profesionales de la educación tengan contenidos en los cuales se ve a la educación como una empresa. Es decir, se les enseña que la escuela debe someterse a estándares de calidad en los cuales se mida su eficacia y eficiencia. Por lo tanto, el profesional de la educación debe diseñar estrategias para satisfacer las necesidades del cliente.

A estas alturas pareciera que los clientes son los estudiantes, pero no es así. Los programas educativos de la actualidad están diseñados para vender a sus egresados en el mercado, a partir de las leyes de la oferta y la demanda. Por lo cual, los verdaderos clientes son los empresarios. Pero ¿Qué necesitan los empresarios?
Para que la empresa funcione se necesitan los insumos básicos, por tanto se apoderan del territorio que puede proporcionárselos, no importa que tengan que pasar sobre pueblos culturalmente ancestrales. Obtenido el territorio, necesitan empleados dóciles pero “competentes”, entonces buscan en aquellas universidades que les ofrecen “Licenciaturas de vanguardia”, donde se sabe mucho de ingeniería pero poco de historia y filosofía. De los contratados, solo algunos lograrán alcanzar puestos de alto nivel, los demás alcanzarán algunos salarios mínimos, pero sin derechos laborales.

En esta etapa de la historia mexicana, esto último se ha normalizado. Le gente en búsqueda de trabajo se emociona al encontrar uno, aun cuando sea temporal y sin los derechos más básicos. La filosofía de los “emprendedores” ha embaucado a otros tantos, haciendo que se embarquen con créditos que se les complica pagar y terminar perdiendo hasta lo que traen puesto. El desempleo ya es normal en este país, y lo peor, la gente cree que debe ser así.

Hoy, el discurso educativo es víctima nuevamente de la demagogia del miserable PRI. La reforma laboral, que limita y casi elimina los derechos al trabajador solo se puede “normalizar” con la reforma educativa. Quieren educar a las nuevas generaciones haciéndoles creer que no tienen derechos pero que tienen libertad: el libre mercado.
La reforma educativa no resuelve problemas de carácter pedagógico, por el contrario, los menoscaba y desprecia. La andanada del gobierno federal es por el control del SNTE, por la supresión de la disidencia, por la privatización completa del sector educativo.

¿Cuáles son mis argumentos para determinar lo anterior? Espero esta sea una serie de columnas para abordar esta temática y compartirles mi punto de vista al respecto. Es momento de que los profesionales de la educación empiecen a explicar ¿Qué pasa? para que en conjunto se defina ¿Qué hacer?

ALUCINANDO: 2000 elementos de la policía federal han llegado a la ciudad de Oaxaca en una intentona de intimidar y hostigar al magisterio de Oaxaca. En el estado de Guerrero Enrique Peña Nieto demostró, como buen priista, que la mano no le temblará para combatir a la disidencia. Estemos al pendiente, que el valeroso pueblo de Oaxaca sabrá reaccionar en su momento.

Hasta el próximo lunes.

@elrevu


Commentaires

Estadísticas

Última actualización

Jueves 20 de abril de 2017

Publicatión

2821 Artículos
Aucun album photo
81 Breves
14 Sitios Web
698 Autors

Visitas

654 hoy
947 ayer
2965045 desde el principio
25 visiteurs actuellement connectés