La lucha continúa, sigamos organizados, falta mucho por hacer y por aprender

Sobre el paro indefinido en Chapingo
Domingo 8 de marzo de 2015
por  Iván Turkenich
popularidad : 1%

La participación de enormes contingentes estudiantiles de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh) en las movilizaciones de solidaridad con los normalistas de Ayotzinapa nos dejó enormes lecciones. Nos hizo ver la necesidad de seguir organizándonos y seguir luchando por transformar nuestra realidad más inmediata. Así lo expresaban muchos compañeros durante las jornadas de lucha al mencionar con insistencia que “es bueno solidarizarse, pero acá en Chapingo también hay problemas que nos afectan”.

La actual situación por la que atraviesa la UACh comenzó como una pugna entre grupos de poder por el control de la rectoría. La falta de representatividad y el cinismo mostrado por las autoridades y los supuestos representantes del Consejo Universitario (HCU) al ignorar a las comunidades que los han elegido, arrojaron como resultado la crisis por la que hoy atravesamos. Esto ha obligado a la comunidad universitaria, principalmente al sector estudiantil, a alzar la voz y exigir su derecho a elegir a sus representantes, como lo marca el Estatuto Universitario que, dicho sea de paso, las autoridades y sus grupos aliados (reyistas, antorchistas y ex-izquerdistas venidos a menos) sólo respetan cuando les conviene y acomoda.

El paro indefinido de labores que impulsó el Consejo General de Representantes (CGR) desde el pasado miércoles 24 de febrero es una forma de protesta LEGÍTIMA y en apego al derecho universal a la protesta, ¿el objetivo? defender los acuerdos emanados de la Asamblea General Universitaria (AGU) como máxima autoridad de la UACh y, al mismo tiempo, defender la toma de decisiones a través de procesos donde exista el debate, la crítica y la participación de modo que la democracia universitaria no se reduzca únicamente a emitir un voto en una urna con opciones preestablecidas.

Las acciones que ha llevado a cabo la administración espuria de Ramón Valdivia en contra de la legítima protesta de los estudiantes organizados, desenmascaran la falsa democracia que se ha querido imponer durante las últimas administraciones (reyistas). Por todo el país, la represión, la calumnia y el hostigamiento a la protesta social son métodos que utilizan los grupos de poder para proteger sus intereses. En esta ocasión, no se han hecho esperar las acusaciones a los estudiantes que participan en el paro tachándolos de “radicales”, “violentos” y “desestabilizadores”. Incluso, se les ha amenazado con revivir el acuerdo tomado por el HCU en septiembre 2010 que en esencia estipula sanciones de tipo disciplinario contra quienes tomen las instalaciones de la UACh como forma de protesta. En pocas palabras, esto se llama CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA SOCIAL, sello oficial del gobierno priista y de sus aliados.

Nadie pensaba que un paro como el que ocurre hoy en nuestra Universidad pudiera suceder, ni que se llevaran a cabo acciones organizadas de esta envergadura. A pesar de nuestra corta experiencia, estamos decididos a luchar por construir una UACh de todos, no para un solo grupo de poder. Este movimiento estudiantil no es un capricho, es resultado de la congruencia entre las palabras y los hechos. Es verdad que también se cometen errores, y es sano reconocerlo, pues de ellos se aprende. Este proceso apenas es el comienzo, después de ésta experiencia no será fácil volvernos a encerrar en los libros y los campos experimentales y hacer como si nada pasara.

El HCU sigue evadiendo su responsabilidad y no ha retomado las propuestas que los estudiantes movilizados le hemos hecho, sus integrantes se mofan de todos nosotros tras reventar la última sesión, dar largas al asunto y apostar por el desgaste de los estudiantes. Bajo el argumento de “ilegalidad” se han alineado las estructuras de los Consejos Departamentales, Direcciones de los Departamentos, el STAUACh y demás para denostar la lucha digna de los estudiantes. Considerándonos inmaduros y faltos de capacidad, adjudicándose superioridad ante nosotros por ostentar títulos y una ficticia “autoridad moral”.

Estamos conscientes y orgullosos de la actual lucha que hemos emprendido, independientemente de cuál sea su resultado, éste no será el final, ya que nuestra participación es significativa para definir el rumbo de la UACh. Hemos demostrado que hasta las bestias tienen miedo y tiemblan, tiemblan tanto por el poder que pueden tener los estudiantes organizados. Pero, compañeros, no olvidemos que la lucha por la transformación social no es sólo en un momento específico, la lucha no acaba cuando acabe el paro. Nada de lo hecho ha sido en vano, pero aún queda mucho por hacer, porque mientras sigan existiendo injusticias, siempre habrá gente dispuesta a organizarse y luchar con dignidad, hasta vencer.

¡Alto a la criminalización de la protesta estudiantil!
¡Por la recuperación y democratización de los espacios de representación!
¡Todos a organizarnos!
¡SERVIR AL PUEBLO!

Movimiento Cultural RevolucionArte (MCRA-OLEP)
enlace.mcra@yahoo.com.mx
olep.contacto@gmail.com


Commentaires

Estadísticas

Última actualización

Jueves 16 de marzo de 2017

Publicatión

2803 Artículos
Aucun album photo
81 Breves
14 Sitios Web
697 Autors

Visitas

853 hoy
1146 ayer
2930547 desde el principio
35 visiteurs actuellement connectés