Segundo comunicado ante la «reapertura» del Auditorio Che Guevara

Martes 14 de enero de 2014
popularidad : 2%

Como es público, el día 19 de diciembre de 2013, a las 3:30 am, “algunas individualidades, colectivos anarquistas y afines” destruyeron algunas de las puertas de acceso al Auditorio Che Guevara y cerraron este espacio al movimiento estudiantil y popular que venía trabajando de manera coordinada desde 2009. Han transcurrido 25 días desde entonces y ese tiempo ha bastado para que los hechos demuestren que el discurso por medio del cual intentaron justificar y legitimar sus actos no son más que mentiras y un cúmulo de contradicciones que muestran la incoherencia e incongruencia de su actuar concreto.

Más allá de lo que dicen ellos de sí mismos o de lo que dicen quienes justifican está acción autoritaria, vertical y violenta, las consecuencias políticas de la retoma comienzan a verse con mucha más claridad, incluso para los que son ajenos a la dinámica del movimiento universitario. La gravedad de los hechos exige que seamos capaces de hacer un análisis de la situación en la que estamos y de cuáles son las consecuencias concretas que sus actos han traído, por eso es necesario que analicemos políticamente el asunto más allá de lo que los ocupantes piensan de sí mismos y de lo que según ellos lograron hacer o “provocar”.

Los objetivos de la “retoma” del Auditorio

“Retomaron” autoritaria, vertical y violentamente el Auditorio Che Guevara para poder golpear a una parte del movimiento independiente, para hacer un alarde de fuerza, para quedar bien ante los extranjeros que asistieron al Simposio anarquista internacional, para ponerse nuevamente de a pechito ante los órganos de inteligencia gubernamentales y lo peor, generar nuevas condiciones para que la autoridad retome el auditorio ya no a través de quienes siempre les fueron funcionales, sino, directamente, de manera institucional.

Las barricadas en las entradas del auditorio y el cierre de éste no son para impedir que la autoridad retome el espacio, sino para que no pueda ser utilizado por el movimiento estudiantil y popular, salvo, los pequeños grupos que avalaron la “retoma” del auditorio y que, con causas justas o no, se desenmascaran como una de las partes más oportunistas del movimiento social, pues al mismo tiempo que erigen un discurso radical, algunos de ellos, no tienen empacho en cobrar en la misma universidad o en asumir posiciones que están lejos del anarquismo como lo está haciendo un pequeño grupo trotskista.

El cierre del auditorio y el reiterativo “urgente llamado” para cubrir las guardias dentro del auditorio tampoco son para impedir que la autoridad retome institucionalmente el espacio, lo que se busca es la confrontación, como ellos mismos lo han dicho, confrontar no a la autoridad sino al movimiento estudiantil y popular, parece ahora que han decidido que el enemigo ya no es el Estado, sino las organizaciones sociales.

De hecho están trabajando a la par con esa autoridad que también está esperando que haya confrontación, la autoridad la azuza desde dentro del auditorio, y entre más violenta sea ésta mejor: un herido de gravedad, un quemado o un muerto sería un buen pretexto para intervenir directamente. Por ello, las provocaciones por parte del Estado y de quienes ocupan actualmente el Auditorio se harán más presentes en los próximos días. Por ello también, no es casualidad que a las diferentes organizaciones integrantes de la Coordinación del Auditorio nos comiencen a llegar amenazas de muerte vía electrónica o mediante las redes sociales por parte del Estado (hostigamiento con el que siempre responde cuando tocamos sus intereses) bajo un supuesto discurso anarquista, debido a que aprovechan este momento para actuar de manera impune pues saben que pueden hacerlo sin que se responsabilice directamente al Estado en tanto que pueden correr el rumor de que las amenazas son parte de una confrontación entre particulares.

Esta artimaña no es nueva, el PRI ha usado ese viejo recurso de reprimir, léase, desaparecer forzadamente, ejecutar extrajudicialmente o torturar a miembros del movimiento independiente lavándose las manos al decir que fue un ajuste de cuentas o una venganza entre grupos confrontados. Confrontaciones creadas por grupos del mismo Estado que utilizan una fraseología radical, confrontaciones azuzadas desde el mismo Estado. Por ello, siempre haremos responsable al Estado mexicano de cualquier agresión en contra de las organizaciones y personas que apoyan o son parte de la Coordinadora del Auditorio Che Guevara. Debemos recordar que una de las formas más elaboradas de represión política por parte de los Estados es la represión a través de particulares, y como lo hemos visto en los últimos años a través de particulares que aparentan ser de izquierda, pero que, al pasar el tiempo, se ha podido documentar que son hijos del mismo Estado.

Al final, la “retoma” del Auditorio Ché Guevara está favoreciendo al Estado: es un pretexto más, por supuesto que no el único, para reprimir y estigmatizar a todo el movimiento anarquista, al movimiento estudiantil y al movimiento popular; cierra un espacio de lucha para una parte del movimiento estudiantil independiente y popular; crea y azuza la confrontación (a través de sus agentes) entre el propio movimiento social y lo atomiza; crea las condiciones mediáticas y políticas para retomar institucionalmente el Auditorio y, si logra provocar violencia, puede, con mayor facilidad, reprimir, encarcelar y torturar con el viejo pretexto contrainsurgente de imponer el “orden” y la “institucionalidad”.

¿Quiénes son instrumentos del Estado y quiénes real y sinceramente creen en esa forma de anarquismo? Los hechos y el tiempo nos están dando la razón. En su primer escrito se erigen como aquellos que han decidido “enfrentar a estas personas” refiriéndose a los integrantes de las diversas organizaciones y colectivos que forman parte de la Coordinación del Auditorio.

En su segundo escrito se ponen como víctimas de una supuesta “violencia” de organizaciones estudiantiles y de derechos humanos, curándose en salud, pues ellos mismos han dicho que han decidido “enfrentar” y provocar, “pensamos que las condiciones no se esperan sino que se provocan” con el cierre del espacio a los que no piensan como ellos o a los que nos los apoyan.

¿Qué lograron en lo inmediato con esta acción?

Sacaron, bajo amenaza de una golpiza, a una persona que hacia guardia en el auditorio, cerraron el espacio para todos aquellos que no son tan “radicales” como lo son ellos, taparon el auditorio para que, desde el exterior, nadie pueda verlos, robaron parte de la infraestructura donada por diversas organizaciones estudiantiles, sociales, artistas y personas solidarias al Auditorio, hecho presumido hasta en las redes sociales y que ahora tratan de negar, realizaron su Simposio anarquista internacional en el lugar donde mayor número de cámaras de video hay en CU, en vacaciones, sin presencia universitaria y bajo el control de las autoridades de la UNAM, de los múltiples agentes federales vestidos de civil, de la SSPDF, quien hasta un camión de granaderos les colocó del lado del Estadio Olímpico Universitario, como si no supieran que eso iba a suceder.

Un evento donde se les “coló” la prensa comercial y ya no digamos las muchas orejas del Estado y que logró reiniciar la campaña mediática de la derecha para retomar institucionalmente el Auditorio.

Una mayor atomización del movimiento anarquista y alimentar la confrontación entre una parte del anarquismo contra el resto del movimiento social y, vía de los hechos, consiente o inconscientemente pasar a ser uno más de los instrumentos para golpear a las organizaciones populares de izquierda, a esa “masa homogénea y amorfa”, “a esas grandes organizaciones de ‘masas’” que tanto desprecian, pero que piden que también los escuchen.

Aislarse, aún más, políticamente, del movimiento popular. Serles funcionales al Estado mientras ataquen a las organizaciones estudiantiles y populares pero no cuando atacan al mismo Estado, quien al tenerlos bien ubicados dada su verborrea y su caricaturesca anonimidad decide cuándo golpearlos y cuándo no, cuando les son útiles y cuando son desechables.

¿Qué han logrando a casi un mes de la “retoma”?

El cierre del espacio y el impedimento de las actividades políticas y culturales programadas por diversas organizaciones estudiantiles y sociales. Por ejemplo la cancelación de los talleres políticos, académicos y culturales, las reuniones del movimiento estudiantil y del movimiento popular, los ensayos y las obras de teatro, los ensayos y clases de danza, el proyecto de cine club, los foros de debate y denuncia, y sobre todo, impedir que la comunidad universitaria se involucrara más en las actividades del auditorio.

Impedir los trabajos de remodelación y acondicionamiento dentro del Auditorio por parte de las diversas organizaciones estudiantiles, culturales y populares.

El regreso del consumo de alcohol y drogas al interior del auditorio.

Reforzar, con hechos, la idea de que, efectivamente, el Auditorio es un espacio cerrado para la comunidad universitaria y para el movimiento popular como cualquier persona que pase frente al auditorio lo puede constatar.

¿Ante esto qué podemos hacer como movimiento estudiantil y popular?

Hablar con la verdad, mostrar mediante las memorias fotográficas, de video, audio y testimonios las diversas actividades realizadas por las numerosas organizaciones estudiantiles, de derechos humanos, del movimiento urbano popular, campesinas e indígenas y académicos dentro del Auditorio. Recordar que dentro del Auditorio han estado debatiendo en diversos foros personas como Alfredo Velarde y Rubén Trejo y que, incluso, han podido debatir en completa libertad sus diferentes visiones del mundo con otras expresiones del movimiento social que no se reivindican como anarquistas.

También debemos mostrar en qué condiciones se encuentra actualmente el Auditorio y todas las actividades que se suspendieron a causa de su cierre, así como los trabajos de remodelación, limpieza y acondicionamiento del espacio que se hicieron con el material donado por las mismas organizaciones.

Respaldar, si están de acuerdo, como organizaciones, colectivos y activistas mediante la firma o mediante pronunciamientos, como ya se viene haciendo, el rechazo a la “retoma” por parte de este pequeño grupo que, en los hechos, ha cerrado el auditorio.

Solidaridad y apoyo que no logran comprender quienes basan su trabajo político en el ataque al resto del movimiento social que no piensa como ellos y que, efectivamente, sólo logran ver lo que ellos en la práctica hacen: cobrar facturas, condicionar el apoyo a si piensas como ellos, hacer alardes de fuerza y luego hacerse pasar por víctimas no sólo del Estado sino de todos lo que consideran que tienen el “Estado interiorizado”.

Continuar con la organización para que sea el movimiento estudiantil acompañado del movimiento popular quienes logren no sólo abrir nuevamente el Auditorio, sino darle un nuevo impulso como espacio de lucha, de coordinación, de organización, de denuncia, de movilización, de debate y de cultura.

Para terminar desmenuzaremos cada uno de sus puntos como una manera de responder al segundo comunicado que han emitido y que muestra la falta de legitimidad política con la que operan, la incongruencia entre lo que dicen y lo que hacen:

1. Dijeron que con la “retoma” abrían un auditorio cerrado.

Mentira: La parte central del Auditorio Che Guevara estaba abierta a las diferentes actividades políticas, académicas y culturales de diversas organizaciones estudiantiles y sociales y personas solidarias como lo demuestran las fotografías, los audios, los videos y las firmas de más de 20 organizaciones estudiantiles, populares y de derechos humanos que respaldan a la Coordinación del Auditorio. Por lo tanto no retomaron para abrir el auditorio, en tanto que ya estaba abierto.

2. Dijeron que con la “retoma” del auditorio rechazaban el autoritarismo, la verticalidad y todo tipo de autoridad.

Mentira: La “retoma” del auditorio “no fue más que una decisión autoritaria, violenta y vertical,” de un pequeño grupo sin respaldo social, sin trabajo organizativo con el pueblo, a espaldas de la movimiento estudiantil y del pueblo organizado. ¿Cómo puede un grupo justificar sus acciones acusando a otros de autoritarios y verticales si utiliza ese mismo método sin empacho para hacer e imponer su voluntad?

3. Justificaron la “retoma del auditorio” diciendo que hace 4 años “el espacio era utilizado por un sin número de proyectos e individuxs que hacían uso libre del espacio y funcionaban bajo lógicas de acuerdos y coordinación sin líderes, libretas o censura alguna; sólo bajo la condición de tratarse de actividades fuera de lucro, ajenas a cualquier partido político -burgués o proletario-, antisistémicas y anticapitalistas”

Mentira: Como todos podemos recordar, hace 4 años utilizaban el auditorio para hacer fiestas y cobrar los viernes, consumir pulque, cerveza y drogas. También utilizaban el auditorio como fuente de financiamiento de proyectos personales, para guardar los insumos y productos que venden en el Ala Norte del auditorio.

Hace cuatro años el auditorio estaba sin luz, sin agua para los baños, sin las condiciones mínimas para utilizarlo. Pocas eran las actividades que realizaban al interior del Auditorio por las deplorables condiciones en que lo tenían. Estos hechos que son innegables para todo aquel que entró o se acercó al espacio hace cuatro años y demuestran que “retomaron” el auditorio porque no estaban de acuerdo con el hecho de que un espacio de trabajo del movimiento estudiantil y social no puede estar sucio, descuidado y subutilizado; no están de acuerdo con el hecho de que un espacio de trabajo debe de plegarse a lineamientos mínimos como el no consumo de alcohol, drogas y tabaco; no están de acuerdo con el hecho de que actos como este refuerzan la estigmatización de las autoridades y alejan a la comunidad universitaria en lugar de llamarla a sumarse al trabajo.

¿Por qué intentan disfrazar estos desacuerdos de hechos concretos con palabras que hagan parecer que se trata de una diferencia en la manera en que se toman las decisiones? Es evidente que si la Coordinación les hubiera permitido seguir drogándose y haciendo fiestas y vendimias en el Auditorio, que si les hubiera permitido eximirse de las responsabilidades de limpiar y mejorar el Auditorio, el autoritarismo y verticalismo del que tanto se quejan no les hubiera causado ningún problema y seguirían ahí sin quejarse de absolutamente nada.

4. Dijeron que con la “retoma” abrían el auditorio a todos los que se identificaran con su pensamiento.

Mentira: muchos grupos anarquistas tampoco pueden entrar al Auditorio por no ser el tipo de anarquistas que quieren que sean los que están dentro del auditorio. Ahora se han convertido en jueces de pensamiento, en quienes deciden quién sí y quién no puede utilizar un espacio rehabilitado no por ellos, sino por las manos y la solidaridad de las organizaciones y colectivos que tanto desprecian porque algunos de ellos son de “masas”. ¿Quién es entonces el autoritario?

5. Dijeron que la retoma era necesaria; “Creemos necesaria la liberación de este y todos los espacios posibles para el uso común”

Mentira: el espacio ya estaba liberado y era usado por muchos colectivos estudiantiles, organizaciones populares y personas solidarias. ¿Por qué no “liberaron” cualquier otro auditorio de la UNAM? ¿Por qué amenazan directamente con “liberar” otros espacios que a su gusto les desagradan, espacios ocupados por diferentes expresiones políticas y culturales del movimiento estudiantil y no dicen ninguna palabra de los espacios institucionales o de gobierno? ¿Serán ellos quienes cumplirán el objetivo de Rectoría de arrebatar los espacios estudiantiles ganados por la lucha del propio movimiento estudiantil?

6. Dicen que luchan “contra toda forma de poder, autoridad y dominación, luchando día a día para que cese,

Mentira: ejercen el poder, la autoridad y la dominación en contra de los que no piensan igual a ellos, tan es así que con el poder de los palos, las amenazas y el número sacaron al único compañero que estaba de guardia en el Auditorio, quien por cierto, ha luchado por muchos años en una de las organizaciones de masas a las cuales les piden “mantenerse informados por ambas partes”. ¿No es una forma de poder y dominación utilizar la fuerza en este caso? ¿No es una forma de poder y dominación tener el control del Auditorio? ¿No será que sólo luchan contra el poder, la autoridad y la dominación cuando no son ellos los que lo tienen?

7. Ahora, en su segundo escrito, afirman que: “nosotrxs nunca hemos “tomado” el Auditorio como muchas personas, organizaciones y medios de comunicación han escrito”.

Mentira: En los hechos, el espacio está cerrado con barricadas, viven dentro de él y deciden quién entra y quién no. Invitamos a toda persona interesada a ver, por fuera, las condiciones actuales del auditorio.

Coordinación del Auditorio Che Guevara

Primer comunicado de la Coordinación Ché Guevara

El proyecto del cine club se pronuncia contra la «retoma» del Ché

Artistas y colectivos solidarios, ni mas, ni menos libertarios contra la «toma» del Auditorio Ché Guevara

Posicionamento ante la "reapertura del Auditorio Ché Guevara

Sobre las otras posiciones respecto a la autoritaria retoma “horizontal” del Ché Guevara

Posición de la OPC-Cleta sobre el Auditorio Che Guevara en la UNAM

Respuesta al punteo del Curso-taller Antropología y Anarquismo sobre el Auditorio Ché Guevara

El Aud. Ché Guevara debe de estar abierto para los estudiantes y el movimiento social

Ante la situación que enfrenta el Auditorio Ché Guevara



Commentaires

Estadísticas

Última actualización

Miércoles 16 de agosto de 2017

Publicatión

2919 Artículos
Aucun album photo
81 Breves
14 Sitios Web
701 Autors

Visitas

706 hoy
891 ayer
3077927 desde el principio
29 visiteurs actuellement connectés