Con la contrarreforma de FeCal para PEMEX la orden del imperialismo se ha cumplido

Lunes 27 de octubre de 2008
por  FMIN CNTE
popularidad : 2%

Una vez que a Fecal el FMI le ordenó reformar PEMEX para entregarlo a las compañías multinacionales, iniciaron una serie de movilizaciones, exigiendo dar marcha atrás a esta contrarreforma privatizadora, lo que llevó a algunos diputados, aglutinados en el Frente Amplio Progresista (FAP), a tomar la tribuna de la Cámara. El 13 de mayo se abrió el debate en el Senado, que descartó a la población. Muchas organizaciones declararon que muy a pesar de lo que expertos, políticos de dobles faz y hasta intelectuales democráticos declaraban en el sentido que con esas acciones se evitaría que Fecal cumpliera la orden imperialista para apoderarse de esa empresa estatal conquistada y defendida con el sudor y sangre de la nación, muy a pesar de esos buenos deseos la realidad demostraba que Exxon Mobil, Shell, Repsol en todo el mundo se estaban apoderando de los recursos energéticos y que México no sería la excepción. Una de las razones es que PEMEX está privatizada en un porcentaje muy alto; otra razón, es el resultado de esos foros, debates y demás, no representaban el compromiso del gobierno entreguista de respetarlos. Pues los voceros gubernamentales lo declararon una y otra vez: “quienes van a decidir son los diputados y senadores y nadie más”. Y con descaro aseguraban tener la mayoría de los votos.

Días previos a la aprobación los medios de comunicación de manera milagrosa se abrieron para dar voz a los “intransigentes” de los partidos opositores como el PRD, estos representantes “populares” nos daban las buenas: nuevas “hemos logrado una segunda expropiación”; y todavía remataban “esto fue posible gracias a que todos los partidos políticos representados en el senado pusimos los intereses de la patria por delante, y así fue que logramos esta reforma que beneficia a México, hay que celebrarlo y no convertir una victoria en derrota”

Qué había sucedido: que la “oposición” por enésima vez había traicionado. Se prestaron para que la estrategia fuera aventar de avanzada a la “izquierda” y su propuesta –ya concensuada- afirmando que era distante de la burda propuesta enviada por Calderón en abril al Senado. Esa nueva propuesta escondía una vía seudolegal para que las transnacionales se apoderen lo antes posible de PEMEX.

La contra reforma ya pactada con todos los partidos electoreros, a la cual el PRD califica de histórica, utiliza el mismo recurso que décadas atrás le han aplicado a México: una cosa es lo que diga la Constitución y otra la interpretación que se le dé. Así el plan consiste en sentar “principios” seudolegales, bien disfrazados en los que se sustente, por medio de interpretaciones encorvadas, la pretensión de entregar al imperialismo, los recursos petrolíferos.

El día 23 de octubre se aprobó esta contrarreforma privatizadora que a Fecal le ordenó su amo para ello echaron andar una descomunal campaña. Por los medios de comunicación se anunciaba que los siete dictámenes de la reforma energética eran aprobados por el Senado de la República. Esa ruidosa campaña escondía cosas tan importantes como: que se hacia en fast track en menos de cinco horas los senadores aprobaron resolutivos que no se leyeron y sin que mediara discusión alguna, , que la sesión del Senado era ilegal porque se desarrolló fuera de las instalaciones del Senado de la República, y se acondicionó una Torre del Caballito que fue sitiada por las fuerzas armadas, dirigidas personalmente por García Luna quien amedrentaba y sometía a cuanto senador de la “oposición” se encontrara a su paso.

Que la contrarreforma tal y como se aprobó busca hacer “legales”, los contratos con las multinacionales y conferirle a PEMEX un régimen de anormalidad, lo que viola a todas luces preceptos constitucionales y remata dándole al Presidente facultades absolutas para desmantelar esa industria, por medio de ceder contratos a empresas transnacionales para ejecutar trabajos de exploración y producción.

“La principal mentira que se ha repetido hasta la saciedad es que esta versión de la contrarreforma petrolera, que mal disfraza sus objetivos, es menos lesiva y/o privatizadora que las iniciativas burdamente privatizadoras de Calderón del 8 de abril o de Beltrones del 23 de julio, pues las tres conducen a lo mismo: a abrir vías seudolegales (y anticonstitucionales) para entregar lo que resta de ese recurso estratégico de México a las trasnacionales.

Los acuerdos de las cúpulas partidistas de estos meses no trajeron más que un profundo malestar ciudadano, al constatar el nivel de corrupción tanto de muchos académicos e intelectuales como de los legisladores de todos los partidos, y en particular de buen número de senadores del PRD, que por turbias maquinaciones prefirieron crear un escenario de simulación antes que defender los intereses de la nación” (Luis Javier Garrido. La Jornada 24 de octubre de 2008).

Deslindar de estos actos de traición a la patria es elemental más aún cuando, con total descaro, esos perredistas hablan de haber realizado, victoriosamente, una “segunda expropiación petrolera”. La unanimidad de que presumen no es otra que la unanimidad de Hitler, Mussolini y Franco impuesta por la bota militar y el colaboracionismo traidor de la socialdemocracia.

Parte importante de la rabiosa campaña fascista por radio y TV fueron los ataques justificando la represión contra el Movimiento de Resistencia Pacífica encabezado por Obrador, abundaron los calificativos: locos, necios; que el movimiento ya no tenía razón de ser; levantan banderas falsas; y presentaban a los hacedores de la “victoria histórica” Carlos Navarrete, Pablo Gómez, Graco Ramírez, Jesús Ortega y Guadalupe Acosta Naranjo, despotricando en contra de la resistencia legitima e intentando que el pueblo se tragara su mentira de que ellos habían logrado derrotar los mandatos del imperialismo yanqui sin luchar en las calles sino por la vía “institucional”, la de los acuerdos de cúpula, lo que les valió que el espurio Calderón les felicitara. Una vez más están aplicando la línea de resolver lo secundario sin resolver lo principal y alegando haber satisfecho la mayoría de las demandas, entonces lo que sigue es la represión “justificada”, la aplicación de toda la fuerza del Estado a esos intransigentes que “ni así se conforman” y esa campaña ha estado presente en los medios de comunicación a todas horas, la represión es la solución, ya no tengamos más contemplaciones esos son necios que siguen protestando y que convierten “victoria en fracaso; duro contra ellos”. Es bueno recordarles a esos oportunistas y traidores, que así fue como sus antecesores en Alemania, Italia, y España, colaboraron en el establecimiento de las dictaduras nazi fascistas, falangista.

Una vez más la resistencia se justifica, es una patraña que la reforma aprobada no permita la privatización de PEMEX, el Movimiento de Resistencia tiene la razón y no así Fecal y los Partidos electoreros y sus dirigentes expertos en traiciones como Pablo Gómez. No hay mejor argumento de que con esta reforma ganó el imperialismo yanqui, la GB y los Partidos electoreros que por sus servicios recibirán extraordinarios pagos en efectivo y no el pueblo de México. Que Condoleezza Rice enviada del imperialismo vino a supervisar y a tronar el látigo a sus súbditos para demostrar quien manda en el país.

Prosigamos la movilización, no permitamos que los enemigos del pueblo impongan sus propósitos hambreadores, así como privatizar PEMEX y criminalizar la protesta popular


Commentaires

Estadísticas

Última actualización

Lunes 13 de noviembre de 2017

Publicatión

2998 Artículos
Aucun album photo
81 Breves
14 Sitios Web
706 Autors

Visitas

488 hoy
817 ayer
3189360 desde el principio
27 visiteurs actuellement connectés